Quiroga: “Cambiemos quiere gobernar Neuquén y promover la alternancia”

10 de enero, 2019

quiroga neuquén

 

Entrevista a Horacio “Pechi” Quiroga Precandidato a gobernador de Neuquén Por Pablo Varela

 

El dirigente radical y candidato a gobernador en la provincia de Neuquén por Cambiemos, Horacio “Pechi” Quiroga, dialogó con El Economista, luego de que el presidente Mauricio Macri lo recibiera en el country Cumelén.

 

El intendente de la capital neuquina, se mostró confiado respecto de la elección y habló de gestión, de su búsqueda por la alternancia en la provincia (el MPN gobierna desde 1963) y propuso “blindar” los recursos no renovables, para garantizar una “revolución” educativa y la “diversificación” de la matriz de producción.

 

Mantuvo un encuentro con el presidente Mauricio Macri ayer. ¿Cómo lo evalúa?

Al Presidente lo vi muy atento y predispuesto a escuchar. Escuchando la vocación que tiene Cambiemos de gobernar la provincia de Neuquén, de promover la alternancia por primera vez desde 1963 y atento a la importancia de nuestros comicios que inauguran el calendario electoral de Argentina, que va a finalizar con la elección presidencial.

 

¿Qué le puede aportar Cambiemos a la gestión provincial?

En primer lugar, la Neuquén de las fronteras para adentro es una provincia que ha sido mal administrada pese a sus cuantiosos recursos. Suceden cosas que son muy difíciles de explicar. Neuquén tiene tres veces y media más presupuesto per cápita que Córdoba. Tres veces más que Mendoza y el doble que Río Negro. Sin embargo, tenemos desinversión en materia de infraestructura, terribles problemas de permanencia en las aulas de los chicos y , además, con una pésima calidad educativa. Falta infraestructura. De fronteras para adentro le hemos comentado en detalle al Presidente lo que sucede.

 

¿Cómo está la valoración de Macri y de la gestión nacional en Neuquén?

Nos caben las generales de la ley. Es un país donde tenemos un Presidente que quiere llevar adelante una transformación estructural y cultural y además aspiramos a que Argentina pueda pensar en el mediano plazo, sin dejar de ocuparnos de lo urgente. Lo más preocupante sería el tema del hambre, pero para eso hay una gran asistencia e inversión en planes sociales. Al mismo tiempo va a haber que tener paciencia porque hemos construido una cultura populista y el concepto de que podíamos gastar más de lo que se tenía.

 

¿Cómo impacta el yacimiento de Vaca Muerta en la provincia, y qué cree que no estaría siendo aprovechado?

Hay varios aspectos. El gas y el petróleo pueden salir de Vaca Muerta o de otros yacimientos. Lo primero que hay que tener en cuenta y que, desde el año 2007 no se le presta atención, es a los yacimientos convencionales porque tienen menor costo de producción y seguramente si lo compensamos con los no convencionales, podríamos ir liberándolos de tener un precio sostén a través de subsidios, a una actividad que debería tener rentabilidad y autofinanciarse.

 

¿Usted cree que podría trasladar la gestión en Neuquén capital a la provincia?

Nosotros en la ciudad hemos logrado no tener deuda. Cada mil pesos que ingresan al municipio, debemos noventa y siete centavos. Cada cien pesos ingresan a la provincia, Neuquén debe sesenta y dos. No hay ninguna duda de que lo que hicimos con la ciudad lo podemos hacer con la provincia, y eso implica ser ordenado y disciplinado con los números. Poder invertir más en lo que verdaderamente le cambia la vida la gente. Nosotros tenemos el treinta y siete por ciento de los recursos corrientes del Presupuesto destinados a obras. Todas estas cosas se pueden hacer. Además creemos que hay que blindar las regalías provenientes de rentas no renovables para llevar adelante inversión en infraestructura, diversificación de la economía y, principalmente, promover una revolución educativa con el ingreso al mundo digital y el entrenamiento de todos los docentes para que puedan darle educación del siglo veintiuno a nuestros niños.

 

Respeto a lo local, la provincia renueva toda su Legislatura. ¿Cómo observa esa elección?

Con seguridad, el próximo Gobierno no va a tener mayoría propia. No sé si es bueno o malo, pero yo soy un especialista en gobernar en minoría. Desde el año noventa y nueve en mis cuatro gestiones, nunca tuve mayoría. A veces es una tentación derrotar, pero hay que convencer. Cuando uno gobierna y no tiene mayoría tiene que dar todas las explicaciones y convencer para que se apoye las leyes que uno envía. De todas maneras, yo creo que teniendo en cuenta que el día 10 de marzo son las elecciones, y que me tengo mucha confianza y creo que voy a ser el próximo gobernador, hay tiempo suficiente hasta el 10 de diciembre, para hacer todos los acuerdos y garantizar la sustentabilidad del progreso, el desarrollo y el porvenir de la provincia.

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *