Las perspectivas de un año clave

3 de enero, 2019

Aunque la mayoría hizo un balance negativo, en la famosa red social también hubo quienes defendieron los logros del Gobierno

 

Por Néstor Leone

 

1. ¿Cuánto cambió el mapa político en 2018?

2. ¿Vamos hacia un escenario de polarización creciente entre Cambiemos y el kirchnerismo o quedan chances para terceras fuerzas o para outsiders?

3. Las proyecciones económicas para 2019 no son halagüeñas. ¿Cuánto incidirá sobre la marcha de la campaña y cuál considera que será la estrategia de Cambiemos en ese sentido?

4. ¿De qué depende que Cristina pueda volver a construir mayoría?

 

Lucio Guberman (Director Posgrado en Comunicación Política en la UNR): “Cambiemos polariza desde el fracaso”

 

1. Cambió sustancialmente el peso de los actores. Terminamos el 2017 con un pronóstico casi unánime de reelección presidencial, mientras que cerramos el 2018 con gran incertidumbre respecto de quien será la o el próxima/o presidente. La polarización sigue delimitando las fronteras del mapa político. Entonces tenemos el mapa político previo con accidentes geográficos nuevos.

2. Vamos a un escenario de polarización. Los intentos del Gobierno de fortalecer un peronismo alternativo empiezan a mostrarse más dañinos para las propias chances del Gobierno que para restarle votos a Cristina Kirchner. Pero en lugar de polarizar desde la expectativa como en 2015 o desde el éxito como en 2017, Cambiemos encara una polarización desde el fracaso de su gestión lo que nos deja con un final abierto.

3. La economía estará presente pero no será la única dimensión de la decisión electoral. Habrá una fuerte disputa en torno a la definición de la coyuntura, de las causas y las perspectivas; es decir, se discutirá política con mayúsculas.Cambiemos deberá recalcular la estrategia porque hoy los números de CFK son mejores que los de Macri solo por la evaluación retrospectiva de su gestión en contraste con la actual. No alcanzaron las causas judiciales para “techar” a la expresidenta.

4. Si la economía sigue caracterizada por la recesión y pérdidas de empleo e ingreso, la dirigencia opositora buscará el diálogo con CFK, habrá también negociación con los gobernadores del PJ que ganen elecciones anticipadas a las presidenciales. Los gobernadores en junio estarán analizando sus jugadas nacionales con lo provincial resuelto. Seguramente conversarán con el Gobierno Nacional y con CFK y pueden ser árbitros de un balotaje parejo. Por esas conversaciones y por las expectativas que genere el equipo CFK 2019 pasarán las claves de la reconstrucción de una mayoría en torno a la expresidenta.

 

Hugo Haime Hugo (Haime & Asociados): “El Gobierno juega al TEG con CFK como adversaria”

1. Tenemos tres sectores claramente definidos. Un tercio que, con sus más y sus menos, apoya al Gobierno. Un tercio que apoya al kirchnerismo. Y otro tercio que busca alternativa. El Gobierno, que hace algo más de un año tuvo un resonante triunfo legislativo, hoy registra una fuerte caída que hace peligrar su continuidad en 2020. Casi 7 de cada 10 se definen como opositores. Sin que dicha oposición encuentre un líder que la unifique.

2. El escenario electoral aún es una incógnita. El Gobierno juega como en el TEG a una estrategia que empieza y termina con Cristina como adversaria. Pero si Cristina no se expone como candidata, esa estrategia va al rotundo fracaso. Una tercera fuerza se potencia en tanto quede claro que sea una fuerza opositora. Sergio Massa tomó claramente ese camino de opositor claro, así como gran parte de los gobernadores en su territorio que han unificado fuerzas con el kirchnerismo para vencer a Cambiemos. Hay otros como Juan Manuel Urtubey que plantean que su limite es doble: Macri y Cristina. Junio de 2019 está muy cerca, pero muy lejos como para poder tener claro el panorama. Va a ir dependiendo de los resultados electorales provinciales y de cómo pueda el peronismo no K unificar una propuesta de futuro.

3. Los votantes de Cambiemos están preocupados por la corrupción y la seguridad, los votantes opositores están preocupados por la desocupación, los bajos salarios y la pobreza. Son dos mundos. Que el Gobierno pueda ganar depende más de que la oposición se equivoque, a que el Gobierno pueda mostrar logros y hacer promesas que seduzcan a opositores y desencantados.

4. Es muy difícil que como candidata pueda hacerlo. Le sería mucho mas fácil dando un paso al costado en su candidatura y mostrando que prioriza la unidad de la oposición por encima de su ego.

 

Carlos Fara Carlos (Fara & Asociados): “El Gobierno va a volver a vender expectativas”

 

1. El mapa, obviamente, cambió. Al verse obligado el Gobierno a hacer un ajuste como el que hizo, la situación se modificó por completo. Por lo menos respecto de finales de 2017 cuando el Gobierno parecía caminar tranquilo hacia su reelección en 2019. Hoy se está discutiendo quien tiene mayor imagen negativa, si Mauricio Macri o Cristina Kirchner. Y el deterioro del Gobierno hace que se reavive la posibilidad de una tercera opción. Desde ese punto de vista es un escenario muy distinto. La elección de 2019 probablemente ya no sea sobre quien prefiere la gente que sea presidente, sino sobre a quien le tiene más temor o quien es menos malo.

2. Queda espacio para una segunda opción porque, precisamente, el deterioro del Gobierno hace que haya mucha gente que esté incómoda con los “no-no”. Es decir, con Cristina y Macri. Los que dicen “no me gusta lo que está haciendo el Gobierno, pero no quiero que vuelva Cristina”. Y eso representa un tercio de la población. Con lo cual la situación de crisis del Gobierno y de techo por imagen negativa de Cristina hace que la polarización no crezca mucho más de lo que está. Queda un espacio para desequilibrar la balanza.

3. Obviamente, la economía es la principal preocupación de la gente. Y lo va a seguir siendo durante todo 2019 porque tampoco va a ser un buen año económico. Y quizá sea menos malo que 2018. Pero es una cuestión de relatividades. Hay gente que definitivamente está muy decepcionada. Ahora, también es cierto que todas las situaciones sociales que estamos viendo, que son graves, nos están mostrando un escenario más de angustia que de bronca. Y eso hace que cualquier pequeña estabilización o mejora relativa en lo económico favorezca la situación del Gobierno. El Gobierno lo que va a decir es que, entre la herencia recibida y la situación internacional, le dejaron una bomba difícil de controlar, pero que lo importante es el rumbo no la situación económica como tal. El Gobierno va a volver, como en 2017, a vender expectativas. Y en eso tiene una ventaja competitiva. El Gobierno puede ganar la elección pese a dos años de recesión y al ajuste.

4. Que Cristina vuelva a ser mayoría es difícil. En la Historia Argentina solamente volvieron Roca y Perón. Menem lo intentó y no pudo. Me parece difícil que Cristina vuelva, por lo que genera en la mayoría de la sociedad. Me parece ciclo cumplido, lo cual no significa que no tenga mucha fuerza. Debería producirse una hecatombe económica muy grande y una confluencia de los factores de poder para pensar en la posibilidad de que pueda volver. Me resulta muy difícil.

 

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *