Peña dio un ultimátum para definir caso Córdoba

8 de enero, 2019

 

Con la ausencia de la gobernadora María Eugenia Vidal, parte de la mesa chica del PRO se reunió ayer para empezar a delinear la estrategia electoral, con el eje puesto en los distritos de mayor peso electoral como Córdoba, Santa Fe y también Neuquén que será la primera provincia en renovar autoridades.

 

Según pudo reconstruir El Economista el jefe de Gabinete Marcos Peña puso una fecha límite para determinar el sistema a través del cual Cambiemos elegirá su candidato en la provincia hoy gobernada por el peronista federal Juan Schiaretti: el próximo 17 de enero.

 

Como informó este diario, los dirigentes anotados para la pelea son los diputados nacionales Mario Negri y Héctor Baldassi, el exembajador Luis Juez, y el intendente de la ciudad de Córdoba y titular de la UCR de la provincia, Ramón Mestre.

 

Con traje de jefe de campaña, Peña lanzó un ultimátum para los referentes de Cambiemos Córdoba, para definir si habrá interna,o si se designará por consenso al postulante.

 

Desde la Casa Rosada trabajan para llegar a un acuerdo y preferirían evitar una disputa interna que podría dejar heridos. Negri, cuenta con el visto bueno de Peña, y tiene como principal activo la buena sintonía exhibida con el Ejecutivo durante los tres años de gestión. Además Negri, tiene el apoyo de la Coalición Cívica y de su líder, Elisa Carrió. “Mario Negri sería un muy buen candidato”, sintetizó el titular del CC-ARI Nacional Maximiliano Ferraro, ante El Economista.

 

El titular del interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados, aclaró que en caso de ser electo gobernador, solo permanecerá un mandato y que buscará la reforma consitucional.

 

Más cercano a la Casa Rosada, Negri lanzó días atrás (antes del cierre del año) su precandidatura con la presencia de Baldassi y Juez, y no se descarta que puedan arribar a integrar una fórmula con el exarbitro, mientras que Juez podría competir por la capital, en donde se concentra el 40% del padrón provincial.

 

En tanto Mestre, impedido de ser reelecto tras dos mandatos al frente de la ciudad más importante de la provincia, está lanzado por la gobernación y cuenta con el apoyo de la estructura partidaria y de muchos intendentes radicales. “Ramón (Mestre) expresa la renovación que necesita la provincia y el radicalismo de la provincia” explican en su entorno.

 

A su vez, el jefe del radicalismo cordobés fijó la fecha para la elección en la capital, para el mismo día que lo hizo Schiaretti: el 12 de mayo, y se estipula que más de 50 intendencias radicales también lo hagan.

 

Un sector del radicalismo, que se referencia en el ministro de Defensa Oscar Aguad, busca que su yerno, Rodrigo de Loredo compita por la capital. En tanto la CC ARI de Córdoba, puso un manto de sospecha sobre el accionar de la Casa Rosada, al sostener que no hay decisión política de competir por la provincia. Schiaretti nunca se mostró afin al kirchnerismo, y ha mostrado una excelente relación con Mauricio Macri. La continuidad del mandatario peronista al frente de la provincia mediterránea, le garantiza al oficialismo un peronismo dividido de cara a a las elecciones de octubre.

 

De la reunión comandada por Peña también participaron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli; el senador y presidente del Consejo Nacional del PRO, Humberto Schiavoni; el secretario general de la presidencia, Fernando De Andreis; el secretario general del partido y vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Francisco Quintana; y el secretario de Interior, Sebastián García De Luca.

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *