Malo: el mercado duda de la meta de déficit 0% de Dujovne

7 de enero, 2019

“Un Presupuesto austero, pero con prioridades claras”

 

El Gobierno tiene un objetivo económico central para 2019: poner la caja en orden y recuperar el equilibrio primario. Es lo que acordó con el FMI y, además, es lo que cree, genuinamente, qué debe hacerse. Según la mirada oficial, el estancamiento secular de Argentina se debe, en gran medida, a su indisciplina fiscal. “Chile, Uruguay, Perú y Colombia entendieron que no se puede vivir gastando de más y pidiendo prestado”, dijo el Presidente, el viernes pasado.

 

El mercado tiende a coincidir con esa lectura conceptual, pero tiene algunas dudas operativas. Que son clásicas, por cierto. Cuando una economía entra en recesión, la recaudación afloja y eso complica una de las patas de la ecuación fiscal. Sobre todo, la del Gobierno que descansa, precisamente, en una suba de de la presión impositiva como el principal vehículo para alcanzar el equilibrio primario.

 

Sobre eso escribió Economía & Regiones su último reporte. Por un lado, mencionó que la recaudación de diciembre fue de apenas 36% más interanual y eso implica una reducción real por sexto mes consecutivo. “La recaudación mensual fue negativa en términos reales durante todo el segundo semestre”, sostiene el reporte. A pesar de la “ayuda” de las retenciones en los últimos meses.

 

Por otro lado, la salida de la recesión se aleja y eso también pone un techo bajo a los ingresos. “Los datos de actividad real tampoco son alentadores y la semana pasada se publicaron el EMI, que en noviembre cayó 13,3% con respecto al mismo período del año anterior, acumulando una caída del 3,8% en los primeros once meses del 2018 y el ISAC, que cayó 15,9% con respecto a noviembre 2017”, sostiene.

 

Es más. E&R no descarta una nueva suba de impuestos a lo largo de 2019: “Al basarse el cumplimiento de la meta en un esfuerzo que recae mayoritariamente sobre los hombros del sector privado y muy poco sobre la clase política, y teniendo en cuenta que la recaudación no tenga la performance estimada, no es descabellado esperar un nuevo aumento de impuestos”. Agrega el reporte: “Seguimos afirmando que existe una importante probabilidad que la recaudación sea menor a la proyectada. Es decir, sería prudente trabajar y descontar un escenario fiscal 2019 en el que, sin cambios de por medio, la meta de equilibrio fiscal primario no se alcance”.

 

También expresaron su preocupación desde el Grupo SBS en su reporte del viernes pasado. “La economía de Argentina volvió a mostrar señales de debilidad y surgieron nuevas dudas con respecto a la dinámica fiscal. En relación a la marcha de la economía, indicadores adelantados de actividad para noviembre dejaron sensaciones muy negativas, destacándose la caída de 1,2% mensual y 6,5% interanual para el IGA-OJF de (Orlando) Ferreres y las fuertes contracciones evidenciadas tanto por la producción industrial como por la actividad de la construcción. Asimismo, el ajuste externo que está transitando Argentina requiere una brusca contracción de la demanda, y también hubo datos económicos que apuntaron en esta línea. Los salarios reales cayeron 13,5% en octubre y la inversión bruta descendió 21,2% en noviembre, según el IBIM-OJF de Ferreres. Sintiendo el impacto de la recesión, la debilidad de la recaudación tributaria en diciembre (-8% real) aportó nueva evidencia respecto de los obstáculos que enfrenta la consolidación fiscal, alejando al Gobierno del equilibrio primario como esperamos”, dicen. De hecho, en SBS esperan un rojo primario de 0,75% para 2019.

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *