Los 4 errores que deben evitarse en las entrevistas de trabajo

10 de enero, 2019

Un interesante artículo reciente de Janina Steinmetz (University of London) describe los cuatro errores típicos de una entrevista laboral.

 

El primero es la falta de diálogo empático. “Por ejemplo, es común mencionar los éxitos de uno en una entrevista de trabajo y, por supuesto, no hay nada de malo en hacerlo. Pero los entrevistados pueden subestimar la importancia de cómo hablan de su éxito”, dice Steinemtz. Quizás, no es algo tan valorado por el entrevistador que, si bien quiere contratar a alguien competente, también busca a alguien querible. “Para garantizar que parezcan simpáticos, así como competentes, los entrevistados deben adoptar una estrategia diferente. En lugar de hablar sobre su talento y capacidad, deberían centrarse en mencionar el trabajo duro y el esfuerzo que causó el éxito. El entrevistador sentirá que el entrevistado no solo es competente, sino que también es fácil de relacionar y simpatizar, lo que aumentará las posibilidades de ser contratado”, dice la experta.

 

Otro error es el narcicismo. No está mal hablar bien de uno mismo, pero la diferencia entre eso y dar la sensación de superioridad (incluso con el entrevistador) es fina. “Tenga en cuenta que el entrevistador está buscando a un empleado seguro, no a alguien que cree que es superior”, dice Steinmetz.

 

El tercer error está relacionado y es el hubris. Una especie de autoestima elevada y peligrosa. “Cuando los entrevistados se comparan explícitamente con los demás, el entrevistador puede sentirse personalmente atacado por temor a que el entrevistado también se compare con el entrevistador. Tal temor socavaría el deseo del entrevistador de contratar al entrevistado”, dice Steinmetz.

 

El último error es la falsa modestia. Por ejemplo, decir “un defecto es que soy un perfeccionista” o “en mi trabajo actual estoy a las corridas porque todos me piden consejos”. No es una buena estrategia, dice la experta.

 

El entrevistado, resume Steinmetz, debe recordar que es importante no solo impresionar al entrevistador, sino también establecer una relación con él. “Para lograr esto, es útil a) mirarse a sí mismo desde los ojos del entrevistador y recordar que está buscando un empleado simpático, b) evitar parecer superior, c) evitar comparaciones con otros y d) ser sincero acerca de sus fortalezas y debilidades”, resume

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *