El BCRA intenta sostener al dólar: acciones y bonos suben

11 de enero, 2019

inflación 40% 2019 UTDT expectativas

 

Por Luis Varela 

 

Con gran cambio de tendencia en los mercados internacionales, la plaza financiera argentina experimentó ayer otra rueda muy positiva, con una gran particularidad: el Banco Central tuvo que salir a comprar dólares para evitar que el precio del billete verde siguiera bajando, y no lo logró.

 

El cambio global de paradigma se relaciona con el acercamiento entre Estados Unidos y China, con la concreción de unos primeros acuerdos, que evitarán una guerra comercial. Y, además, también empieza a verse que la tendencia en la Unión Europea es descendente, pero sin que el Brexit termine arruinando demasiado las cosas.

 

Esta nueva realidad está cambiando el ánimo de los inversores globales, que a lo largo de los últimos cuatro meses del año pasado buscaron refugio, tomando posiciones en dólares, en bonos cortos de EE.UU. y en metales preciosos, intentando colocarse en posiciones ultraseguras, para evitar cualquier chubasco posible. Y en este giro de los que mueven dinero grande, el dólar siguió bajando ayer. Desde el peor momento, a mediados de setiembre, el dólar viene retrocediendo de manera sistemática. Hace cien días, medido contra una canasta de monedas integrada por euros, pesos argentinos, reales, francos suizos, libras esterlinas, chilenos, yuanes y yenes, el billete norteamericano pasó de 3,18 puntos a 3,10 puntos, con una baja del 2,5%, es decir casi lo que rinden en un año los bonos largos norteamericanos.

 

En medio de ese gran cambio de tendencia, con algunos fondos de inversión especulativos volviendo a tomar algunas posiciones en algunos activos riesgosos. Con la llegada de Jair Bolsonaro se abrieron las puertas para la compra de activos brasileños, y detrás de eso a alguna compra mínima de papeles argentinos.

 

Por eso, el dólar se planchó en Buenos Aires, y volvió a verse una gran firmeza en las cotizaciones de los papeles locales, con el riesgo país pasando de 840 puntos básicos hasta intentar romper ayer el piso de 700 puntos, con una baja
de 140 unidades, prácticamente sin que el gobierno de Macri tomara ninguna decisión.

 

Así, el dólar lentamente se fue recostando cerca del piso de la banda cambiaria. Y ayer, en esa línea, el dólar mayorista volvió a mostrar una baja, y para dar una señal e intenta corregir esa tendencia, el Banco Central realizó la primera compra de dólares en años, intentando que el billete no fuera más abajo: Argentina año verde.

 

Reconquista 266 informó que compró US$ 20 millones y con eso las reservas crecieron ayer en US$ 97 millones, por lo que ahora el respaldo de la autoridad monetaria llega a US$ 66.041 millones, colocándose arriba del agua en lo que va de este año, por lo que las reservas del BCRA vuelven a tener un comportamiento positivo.

 

Lo desconcertante es que a pesar de la compra de dólares, el dólar oficial cayó 31 centavos hasta $ 38,18, el blue cerró sin cambios en $ 39,25 y el dólar mayorista cayó 29 centavos, hasta $ 37,08.

 

Y detrás de las bajas del dólar, otras monedas también perdieron valor. Medidas en pesos, el real cayó 16 centavos hasta $ 9,99, el euro bajó 49 centavos hasta $ 42,64 y la libra se desplomó 54 centavos hasta $ 47,26.

 

En las mesas aseguraron que el BCRA compró menos dólares de los que podía para evitar que se acelere la baja de tasas, para que la inflación siga con leve tendencia descendente.

 

Con todo, el Central achicó otra vez ayer la tasa de las Leliq: las bajó del 58,78% al 58,46% anual. Y en línea con eso hubo una caída vertical para las tasas de los plazos fijos: pagan 43% anual por plata chica y 48% por plata grande. Con este cuadro de situación y con suaves subas en los mercados internacionales (salvo en Japón), los títulos argentinos volvieron a tener otro día muy positivo.

 

Mientras en el exterior se vio una suba para los bonos de Portugal, Singapur y Nueva Zelanda; con sorpresiva baja en los bonos de Brasil, persistió la mejora de los títulos públicos argentinos, tanto que con muy buen volumen negociado ya vuelven a arañar los precios que tuvieron en septiembre.

 

El 80% de lo operado en bonos se transó en tres títulos: el bono AY24 concentró el 59% del total operado, el bono AO20 tuvo el 13% de los negocios y el bono TC21 logró el 7% de las transacciones.

 

En ese marco, se vieron subas del 1,5% al 3,9% para los bonos TVPP, PB24D, AA22, PBA25, A2E2C, BPMD, AY24D y AY24C. Y bajas del 1% al 3,2% para los bonos TDC2D, NO20, L2DA9 y A2E8.

 

En las bolsas del mundo, mientras tanto, hubo suaves subas. Se anotaron alzas del 0,4% al 0,5% en los índices de la Bolsa de Nueva York, con fuerte suba para General Electric y derrumbe para Macy’s y fuertes bajas para American Airlines y United. Hubo subas del 0,2% en las bolsas de México y de San Pablo, pero caída del 1,3% en la de Tokio, un mercado siempre sensible que no debe ser dejado a un lado a la hora de ver cómo siguen las operaciones.

 

La Bolsa de Buenos Aires, mientras tanto, tuvo menos negocios ( $ 889 millones), pese a lo cual el índice Merval de papeles líderes logró un alza del 1,2%, por lo que las acciones argentinas suben nada menos que 16% en dólares en los primeros diez días de enero.

 

El 80% de lo operado en acciones se transó en once papeles: G.F. Galicia tuvo el 22% de los negocios, Pampa Energía el 11%, Petrobras Brasil el 9% y Banco Supervielle el 8%.

 

En los extremos se vieron subas para Dycasa, Cuyana, Supervielle, Central Puerto, Ferrum, Semino, Macro, Costanera y Transener y retrocesos para Pampa E, San Miguel, Richmond, Casado, Telefónica, Irsa y Banco Hipotecario

 

Y entre los ADR argentinoss que cotizan en Nueva York el panorama fue mixto, con subas del 1,5% al 4% para Telecom, Macro, Irsa P, Galicia y Francés; y bajas del 1% al 3,4% para Pampa E, Irsa I, Bunge y Ternium.

 

Toda esta gran recuperación de los papeles argentinos empieza a dividir agua entre los analistas. Varios dicen que es imposible que el riesgo país vuelva a los 500 puntos. Dicen que eso pasará sólo si Macri logra la reelección.

 

Pero la discusión de fondo, con ventas muy deprimidas en autos y departamentos, y con estrangulamiento de costos en ambos sectores, tiene que ver con la sustentabilidad del Gobierno. Empieza a deslizarse que si no se hace una gran reforma será imposible continuar sin problemas, incluso si se llega a lograr este año un superávit fiscal primario.

 

Con todo ese complejo marco, las commodities siguieron moviéndose en consecuencia. El petróleo avanzó otro 0,7%, hasta US$ 52,64 por barril. Los metales preciosos se enfrían: el oro bajó 0,4% y la onza de plata achicó 1%. Los metales básicos están mixtos: repunte del 0,1% para el aluminio, pero el níquel estuvo 0,2% abajo y el cobre bajó 0,8%. Hubo una dura y preocupante baja para los granos en Chicago: la soja cayó 1,8%, el maíz perdió 1,3% y el trigo achicó 1,2%. En Rosario los granos estuvieron mixtos: con suba del 2,2% para el maíz, pero baja del 1,3% para la soja; trigo y girasol sin cambios. Y a contramano de lo que se venía esperando, hubo una durísima caída para las criptomonedas, con el bitcoin sufriendo una nueva baja del 9,3%.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Espacio patrocinado





Dejá un comentario