Concesiones en la mira por la causa de los cuadernos

7 de enero, 2019

 

La causa judicial conocida como “Los cuadernos de la corrupción” seguirá activa durante la feria judicial de enero. El juez del caso, Claudio Bonadio, se quedará trabajando en la investigación durante el verano. En la fiscalía, Carlos Rívolo (que acompaña al fiscal Carlos Stornelli en la pesquisa) también mantendrá la actividad del expediente. Sumar más pruebas sobre los pagos ilegales anotados por el chofer Oscar Centeno y el foco en las sospechas sobre los concesionarios viales son parte de la agenda de verano para esta causa.

 

El abono de sobornos registrado por el exchofer de Roberto Baratta en sus anotaciones es un aspecto de la pesquisa que todavía tiene posibilidades de profundizarse. “Trabajar para colectar elementos de prueba vinculados con los pagos” es uno de los objetivos que se trazan en la investigación para este período de verano, según pudo saber El Economista de una fuente con acceso al expediente de los cuadernos.

 

Además, agregó la fuente, en la investigación se continuará trabajando “con el calendario que se estableció para llamar a indagatoria en la causa de las concesiones”. Se trata del costado vial de los cuadernos de las coimas, que se reforzó con la declaración como arrepentido del ex titular del Órgano de Control de las Concesiones Viales (Occovi), Claudio Uberti. Posibles “resoluciones de mérito” de Bonadio también pueden ser parte del horizonte de la causa en el verano.

 

La pata de la investigación referida a las concesiones viales tiene camino por recorrer todavía, a partir de la declaración de Uberti, quien el 14 de agosto dijo ante el fiscal Stornelli que, entre 2003 y 2007, le llevaba bolsos con plata a Néstor Kirchner. Esos bolsos, según contó, eran parte de la recaudación ilegal obtenida entre los concesionarios viales. Agregó que esas entregas las hacía en el despacho del entonces Primer Mandatario en la Casa Rosada o en la quinta de Olivos. “Yo tenía que retirar US$ 150.000 por mes de cada una de las concesionarias”, dijo Uberti en esa confesión judicial, según consignó oportunamente el diario La Nación.

 

Por el capítulo vial de esta causa Bonadio citó a indagatoria a Franco Macri, padre del Presidente. Esa declaración se suspendió por cuestiones de salud del empresario, hoy retirado y recluido en su casa, según las informaciones que trascendieron. En febrero, se rompió la cadera y esa fue una de las últimas noticias que se conocieron sobre su salud.

 

Gianfranco Macri, hermano del Presidente, sí fue indagado por el juez de la causa como parte de la arista vial de las coimas. Su llamado a indagatoria y el de su padre no fueron los únicos para responsables de empresas que tuvieron concesiones viales durante el kirchnerismo. Ejecutivos de otras firmas, como Grupo Concesionario del Oeste, Concesionaria AEC, Equimac, Coarco, Homaq, Vialco, Decavial, Corredor Americano, Podestá Construcciones, Helport, ICF Americana, Coprisa, Covico, Noroeste Construcciones, Glikstein y Cía., Supercemento, Dragados y Obras Portuarias y Caminos del Río Uruguay, también fueron citados por Bonadio.

 

El juez de la causa tiene pendiente resolver la situación del hermano del Presidente, quien al declarar negó cualquier pago de coimas. Otras situaciones judiciales pendientes de resolución son la del exsecretario de Hacienda de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, quien busca ser aceptado como arrepentido, y la de Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz, exsecretario de Cristina Kirchner. Pochetti está detenida desde octubre, con prisión preventiva.

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *