Vidal y Massa mantienen vivo el “desdoblamiento”

5 de diciembre, 2018

Vidal y Massa mantienen vivo el “desdoblamiento”

 

Finalmente, la gobernadora María Eugenia Vidal logró la aprobación del Presupuesto bonaerense, del endeudamiento y de la Ley Impositiva con los votos del massismo y de algunos sectores del peronismo.

 

Tal como contó El Economista, en el Senado no tuvo mayores inconvenientes, dado que el oficialismo cuenta con una amplia mayoría y solo precisó de los votos del Frente Renovador (el bloque cuenta con dos senadores) para aprobar el endeudamiento.

 

Más dificultoso fue el trámite en la Cámara de Diputados, donde los votos estuvieron más repartidos, aunque el gran escollo del endeudamiento (rubro en el que se requiere mayoría especial) fue salvado por las manos del massismo y de algunos sectores del peronismo, que además garantizaron el quórum.

 

En la previa, desde el Frente Renovador estaba claro que acompañarían el Presupuesto. “En línea con lo que pasó en el Congreso, en la provincia tampoco vamos a acompañar”, razonó una voz massista ante este medio, al mismo tiempo que que explicó que “el endeudamiento es una herramienta de la gobernadora”, motivo por el cuál acompañaron el pedido de deuda de Vidal por $68.000 millones.

 

La creación de una comisión bicameral, para analizar el desdoblamiento de elecciones municipales impulsado por Sergio Massa, es un dato político relevante. Forma parte de un acuerdo que destrabó las negociaciones y estará integrada por ocho senadores y ocho diputados provinciales.

 

Vidal debió navegar en las aguas del peronismo, para terminar de alcanzar los votos necesarios de cara a lo que será el año electoral. Incluso, logró cierta dosis de acercamiento con el kirchnerismo más duro, al lograr que parte de su gabinete se reuniese a discutir los pormenores del Presupuesto con intendentes como Jorge Ferraresi o la senadora Teresa García.

 

Como contó este diario, las reuniones fueron con el visto bueno de Máximo Kirchner, quien mostró gestos de flexibilidad con sus aliados, los intendentes del peronismo, que a través de sus legisladores acompañaron al oficialismo en la aprobación del endeudamiento.

 

El escenario electoral, que se coló en la discusión parlamentaria, quedó plasmado en la creación de la bicameral. Por un lado Vidal logró los votos del massismo, a cambio de un gesto que no necesariamente se traducirá en una acción efectiva. Al mismo tiempo, continúa manteniendo en el candelero un tema refractario para la eventual candidatura de Cristina Kirchner.

 

La alianza que hoy amalgama a los jefes comunales con la fuerza creada el año pasado por la expresidenta, Unidad Ciudadana, se sostiene básicamente por la capacidad de Cristina de traccionar votos fundamentalmente en el conurbano.

 

De llegar a desdoblarse las elecciones, la ascendencia de la expresidenta sobre los jefes comunales se diluiría inmediatamente.

 

Aunque el proyecto de Massa (que busca retener a sus propios intendentes) sea de difícil concreción, le será funcional al oficialismo para mantenerlo en el tablero como método de presión y negociación con los distintos actores de la oposición, pero fundamentalmente con el kirchnerismo.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *