La industria se desplomó 6,8% en octubre y en 2019 podría caer hasta 4%

5 de diciembre, 2018

pyme industrial

 

La industria cae a tasas chinas, no hay piso en el horizonte cercano y algunos sectores (entre ellos, el textil) caen más de 20%. Los datos que entregó el Estimador Mensual Industrial (EMI) del Indec, correspondientes para octubre, pintan un presente sombrío para el sector fabril. En concreto, la producción cayó 6,8% y acumula una merma de 2,5% a nivel interanual.

 

En la comparación de octubre con respecto al mismo mes de 2017, disminuyen la industria textil (23,4%), la metalmecánica excluida la industria automotriz (21,3%), los productos de caucho y plástico (17,2%), la industria automotriz (10,8%), la edición e impresión (7,3%), la elaboración de sustancias y productos químicos (6,5%), los productos minerales no metálicos (4,8%), el bloque de papel y cartón (3,7%), la industria del tabaco (1,1%) y las industrias metálicas básicas (0,2%). Por otra parte, se registran subas en la refinación del petróleo (8%) y la industria alimenticia (2,5%).

 

¿Qué esperan los industriales?

 

Demanda interna

Respecto a la demanda interna, 59% de las empresas anticipa una baja para el período noviembre 2018-enero 2019 respecto al período noviembre 2017-enero 2018; 31,2% prevé un ritmo estable y 9,8% espera un aumento.

 

Exportaciones

El 50,9% no anticipa cambios en sus exportaciones totales para el período noviembre 2018-enero 2019; 27,5% espera una suba y 21,6% vislumbra una disminución. Consultados exclusivamente respecto a las exportaciones destinadas a países del Mercosur, 61,3% no advierte cambios en sus ventas para el período noviembre 2018-enero 2019 respecto al período noviembre 2017-enero 2018; 22,2% anticipa una baja y 16,5% vislumbra una suba.

 

Insumos importados

El 48% de las firmas anticipa un ritmo estable en sus importaciones totales de insumos; 43,0% vislumbra una baja y 9% prevé un crecimiento. Respecto a las importaciones de insumos de países del Mercosur, 52,6% no advierte cambios para el período noviembre 2018-enero 2019 respecto al período noviembre 2017-enero 2018; 41,7% prevé una disminución y 5,7% anticipa una suba.

 

Stocks

El 44,3% de las empresas no espera cambios en los stocks de productos terminados; 28,7% anticipa una disminución y 27,0% espera una suba.

 

Utilización de la capacidad instalada

El 47,6% de las empresas no anticipa cambios en la utilización de la capacidad instalada durante el período noviembre 2018-enero 2019; 43,6% prevé una baja y 8,8% vislumbra una suba.

 

Necesidades de crédito

El 55,3% de las empresas consultadas prevé un aumento en sus necesidades crediticias para el período noviembre 2018-enero 2019; 38,8% no espera cambiosy 5,9% anticipa una caída.

 

Personal

En el rubro dotación de personal, 64,8% de las empresas no espera cambios en la dotación de personal durante el período noviembre 2018-enero 2019 respecto al período noviembre 2017-enero 2018; 29,4% anticipa una disminución y 5,8% prevé un aumento. Respecto a la cantidad de horas trabajadas del personal afectado al proceso productivo, 52,4% de las empresas no anticipa cambios; 41,2% esperan una caída y 6,4% prevé un aumento.

 

Las consultoras

 

La caída del EMI, dijeron desde Radar, se explica por la contracción del mercado interno (menor consumo e inversión), las altas tasas de interés y los problemas de financiamiento, el fuerte aumento de los costos posdevaluación y el mal desempeño de varios drivers como la construcción y el agro. “El único subsector que tracciona es hidrocarburos (por Vaca Muerta), pero su alcance es limitado”, dijeron.

 

Pero lo más preocupante es 2019. “Estimamos que en 2019 la caída se mantendrá, y podrá recién estabilizarse –en caso de que no haya un nuevo salto cambiario de magnitud- a partir de la segunda mitad del año. Sin embargo, y debido al elevado arrastre negativo de este año, estimamos que 2019 finalizará con una nueva caída, en torno a 4%”, dijeron.

 

Por cierto, ese panorama no es neutral para las empresas. “Todo indica que la fuerte destrucción de empleo industrial de los últimos meses se mantendrá o profundizará varios meses más, dado que los sectores más afectados son justamente los ‘mano de obra intensivos’. Esto está siendo acompañado de cierre de plantas productivas o empresa enteras”, concluyeron.

 

Algo más optimista es la visión desde ACM. “En 2018 esperamos que la producción industrial caiga 2,9% respecto de 2017, afectada por la caída de la demanda interna y las altas tasas de interés aunque con una compensación por los incentivos del mayor nivel de tipo de cambio que podría fomentar exportaciones pero que por ahora no tienen el peso suficiente para compensar el efecto contractivo de la política monetaria”, dijeron.

 

Por otro lado, en LCG avizoran una caída de 3,2% para 2018. Hacia adelante, tampoco avizoran una “salida exportadora”. Dice LCG: “A pesar de la recuperación de la competitividad cambiaria, sólo el 30% de las exportadoras espera que sus ventas se incrementen. La falta de acceso al financiamiento y la desaceleración de la demanda externa (sobre todo de Brasil), parecerían estar jugando en contra”.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *