¿El efecto positivo por el G20 se va a trasladar a las tasas?

4 de diciembre, 2018

La "foto de familia" en la apertura de la Cumbre del G20

 Por Ruth Remesnitzky Consultora Lazos Comerciales

 

Estamos todos expectantes al comportamiento del mercado bancario para saber si el efecto positivo del G20, y sus bilaterales, se traducen en una baja en las tasas de interés en el mercado doméstico. ¿Qué pasara?

 

La expectativa aumenta y la ilusión de un poco de previsibilidad en el comportamiento de las tasas de interés pareciera asomarse. Es lo que todos esperamos luego de varios meses donde el ahogo en las pymes fue cada vez mayor.

 

La semana pasada comenzaron a operarse los descuentos de cheque de pago diferido a tasa subsidiada a 90 días. Recordemos: participan tres bancos públicos (Banco Provincia de Buenos Aires, el Banco Ciudad y el Banco de Córdoba) y ocho bancos privados (BBVA Francés, Santander, HSBC, Patagonia, Supervielle, Macro, Galicia y Credicoop).

 

Mientras que en algunos bancos públicos la tasa es de 29%, 35% o 38% dependiendo la entidad, en las privadas la tasa es del 45%, y en todos los casos se solicitan requisitos de reciprocidad. Algunos solicitan que descuentes 50% a tasa subsidiada y otro 50% a tasa de mercado, otros que tengas haberes del personal en la institución, otros que el transaccional (es decir, la operatoria financiera de cobranzas y pagos de la empresa) sea por la cuenta de dicha institución, y así podemos escuchar muchísimos ítems a cumplir que agobian a las Pymes, entre los que obviamente está, como requisito fundamental, tener absolutamente todo al día a nivel impositivo.

 

Diciembre viene con muchas obligaciones, además de las cotidianas: el pago de aguinaldos, fiestas de fin de año y, dependiendo de la actividad, una previsión de la baja en las ventas para los meses de enero y febrero.

 

Sumado a que en diciembre muchas empresas cierran balance y ya están proyectando sus necesidades financieras para el año entrante, y para poder hacerlo se toman rangos de tasas de interés e inflación a fin de tener premisas claras de las necesidades que deberán afrontar.

 

Esto les permite solicitar a las entidades bancarias claridad en el pedido de fondos, si bien el contexto nacional e internacional no está en su poder de influencia.

 

Y ante la oportunidad de que salgan líneas interesantes, dichas Pymes ya están preparadas para tomarlas sin perder tiempo y aprovechando inmediatamente el financiamiento.

 

Para conseguir el financiamiento que necesita le recuerdo para que tenga presente las principales causas de rechazos crediticios.

 

  1. Situación en BCRA superior a 1 (Situación Normal), cheques rechazados, deudas en impuestos provinciales.
  2. Tiene deudas previsionales, otras deudas impositivas y/o rentas sin fundamentar.
  3. Falta de credibilidad por inconsistencia en la información presentada.
  4. Improvisación financiera de la empresa o poca comunicación entre las partes.
  5. Capacidad de pago insuficiente para afrontar el financiamiento solicitado.
  6. No posee las garantías suficientes.

 

En el mercado se escucha que a principios del 2019 llegaran líneas que colaboraran con las Pymes, y el respiro llegará si se aplica al destino necesario. Hoy, sin duda, es capital de trabajo, y la clave estará en poder controlar que les llegue a las que realmente los necesitan.

 

Si bien, y tal como dice el refrán, “del dicho al hecho, hay mucho trecho”, hay que prepararse hoy para poder acceder mañana.

 

Su empresa necesita información. Donde haya incertidumbre…existe una oportunidad de mejora trabajando donde puede hacerlo, por ejemplo, alineando la estrategia financiera y comercial y contando con información de gestión para tomar decisiones oportunas.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *