El BCE recortó sus pronósticos de crecimiento

13 de diciembre, 2018

Mario Draghi BCE

El Banco Central Europeo confirmó que dejará de comprar bonos a fin de año pero eso no implicará un cambio total de las condiciones monetarias porque mantendrá ciertos estímulos dado que reinvertirá “por un tiempo prolongado” la deuda que vaya venciendo. Y esa estrategia seguirá aún después de que el BCE empiece a subir las tasas de interés, algo que no ocurrirá antes de fines de 2019.

 

El programa duró casi cuatro años e inyecto 2,6 billones de euros en la economía lo que le posibilitó crecer a tasas similares a las de Estados Unidos durante 2016 y 2017, pero este año la expansión se desaceleró.

 

Y la tendencia declinante continuará como advirtió Mario Draghi que señaló entre las causas a los conflictos comerciales, la volatilidad financiera y la vulnerabilidad de los mercados emergentes.

 

En ese contexto, BCE redujo sus anteriores proyecciones de crecimiento en 0,1 punto porcentual tanto para 2018 como para 2019 y ahora estima que el PIB subiría 1,8% y 1,7%, respectivamente.

 

La diferencia con la política de la Reserva Federal, que subió la tasa de interés entre oportunidades este año y que probablemente lo haga una cuarta la próxima semana, se tradujo una devaluación del 9% del euro frente al dólar desde febrero a diciembre.

 

Europa exporta casi 600 millones de euros por año a Estados Unidos, más que el doble que a China, y la devaluación le dio más competitividad en ese mercado lo que generó conflictos comerciales y la protesta de Donald Trump que sintetizó con la frase “hay demasiados Mercedes – Benz en la Quinta Avenida”.

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *