Creció el superávit comercial de China con Estados Unidos

8 de diciembre, 2018

Cumbre del G20

La semana pasada concluyó con los datos del mercado de trabajo en Estados Unidos, que mostraron que la tasa de desempleo se mantuvo en 3,75%, su nivel más bajo desde 1969, que la suba de los salarios fue moderada y que la generación de nuevos empleos perdió algo de ritmo.

 

Todo indica, con esos datos, que la Reserva Federal  subirá la tasa de interés en su reunión de la semana próxima y la llevará a un rango entre 2,25% y 2,50%.

 

También el viernes se confirmó que Brasil tuvo deflación y que la suba del Indice de Precios al Consumidor Amplio en los últimos doce meses fue de 4,05%, claramente por debajo de la tasa central de la meta de inflación el Banco Central de Brasil, que es de 4,50%. El mismo día, se conocieron los datos sobre el PIB de la eurozona del tercer trimestre, que creció menos de lo esperado y, por ende, se podría seguir postergando el aumento de la tasa de interés que, en principio, el Banco Central Europeo no tiene previsto realizara hasta después del próximo verano boreal.

 

A su vez, se conoció que en noviembre las exportaciones de China perdieron dinamismo y sólo crecieron 5,4% con relación al mismo mes del año pasado. Pero el dato más curioso es que subieron 10% las que tuvieron como destino a Estados Unidos y el superávit de China en el intercambio bilateral alcanzó a US$ 35.000 millones en noviembre y acumula US$ 294.000 millones en 2018. Más allá de los discursos, la suba de aranceles y los riesgos de una guerra comercial, China tendría un saldo positivo de aproximadamente US$ 330.000 millones  con Estados Unidos que, como utiliza otra metodología, sostiene que el desequilibrio es de US$ 375.000 millones.

 

Por otra parte, la Opep y otros países productores de petróleo liderados por Rusia decidieron recortar 2% la extracción de barriles por día para mejorar su cotización. La reacción inmediata fue una suba de precios, pero muchos analistas creen que no se sostendrá en un momento en el cual se registra una moderada desaceleración de la actividad económica global.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *