Western Union invierte U$S 5 millones y apuesta por el país

La empresa, también dueña de Pago Fácil, invierte US$ 3 M en el desarrollo físico de la red y US$ 2 M más en tecnología

 

Más allá del complejo contexto del país, Western Union crece, invierte y es optimista con el futuro. La empresa, fundada en 1851 en Estados Unidos, y que es propietaria de Pago Fácil desde 2006, está invirtiendo cerca de US$ 5 millones y creciendo a tasas de dos dígitos en algunos segmentos. Además, está contratando y agrandando su plantilla, que ya supera los 1.100 empleados.

 

Ayer, en un encuentro con la prensa en los modernos headquarters de la compañía, Maximiliano Babino, Vicepresidente y Gerente General de Western Union en América del Sur, detalló los números, los planes y los nuevos servicios. Por ejemplo, poder pagar las facturas de ARBA en la red de Pago Fácil, una idea que tenían en mente hace más de 25 años y cuyo roll-out en la red de AMBA comenzará muy pronto. “Los bonaerenses tendrán casi 3.000 puntos más para pagar sus impuestos”, expresó el ejecutivo. Hasta ahora, solo podían hacerlo en los bancos.

 

“Estamos apostando al crecimiento del país”, dijo Babino y detalló que un eje es la apertura de locales propios (tienen 228 hoy), más allá de los más de 5.200 franquicias (que siguen creciendo). “En los últimos meses abrimos 50 y en los próximos meses abriremos 50 más”, agregó. Para los 50 locales abiertos ya contrataron 170 empleados y el eje será federal: más del 50% de los nuevos puntos serán en el interior del país. La libertad de movimiento de capitales en los últimos años fue clave para el negocio de las remesas, el core business de Western Union. Cada local cuesta cerca de US$ 60.000 y, por todos los que hoy ya existen, pasan unos 4 millones de personas por mes.

 

Nuevas apuestas

 

También hay nuevos servicios, tanto en Pago Fácil como en el segmento de money transfer de Western Union. Hace algunas semanas, por ejemplo, ya se puede retirar dinero en Pago Fácil (tanto con la bandera Banelco como con Link). “Los volúmenes de extracción, a poco de andar, ya son muy interesantes”, dijo Babino. También se puede abonar con tarjeta las facturas, una modalidad que va ganando share. Allí, el Pago Electrónico Inmediato (PEI), impulsada por el sector junto con el BCRA, fue clave.

 

En paralelo a la inversión en locales, la empresa está invirtiendo US$ 2 millones en tecnología. Otra novedad, poder transferir dinero, vía Western Union, y que se deposite casi inmediatamente en una cuenta bancaria en el otro lado del mundo. “Estamos dando de alta cada vez más países”, dijo Babino y señaló que se agregó Chile hace poco. A la vez, los argentinos que viven afuera (hay más de 1.000.000) pueden hacer lo inverso.

 

Asimismo, hicieron una alianza con Mercado Libre para que los clientes que tienen saldos, y con solo sacar una foto a la factura o poner el número de cliente, puede pagar el servicio. “Somos el nuevo estándar para los pagos no presenciales”, dijo, orgullos, Babino. También tienen un contrato firmado con pim, están avanzando con Ualá y hay varias apuestas más.

 

Cambios

 

Sobre las remesas, un negocio que estuvo virtualmente paralizado en la era del cepo y hoy crece a tasas de 50% interanual, Babino dijo que en los últimos meses la ecuación cambió por la brusca suba del dólar. Creció más el volumen dinero que ingresa por envíos de argentinos que vienen en el mundo (España, Estados Unidos, México o Italia, principalmente) que los inmigrantes que viven en Argentina envían hacia sus países. Hoy, sobre el volumen total, 60% es receptivo y 40%, emisivo. En promedio, se reciben envíos de US$ 300 y se envían US$ 200. Paraguay y, en menor medida, Bolivia, Colombia y Perú son los destinos favoritos de esos envíos. “Pero es algo circunstancial y estructuralmente somos un país que envía más dinero del que recibe”, señaló Babino y destacó que los precios de Western Union, que oscilan entre 3% y 4% para los envíos en efectivo, pero que son menores vía app o bancaria, “son muy competitivos”. Hoy se puede enviar dinero a casi cualquier país del mundo, con muy pocas excepciones, como Corea del Norte o algunas regiones de Siria

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *