Macron, la primera bilateral de Macri: dos crisis en el espejo

28 de noviembre, 2018

Entretelones del G20

 

El encuentro está agendado para mañana a las 11 horas. En la Casa Rosada. Allí, el presidente Mauricio Macri tiene apuntada su primera reunión bilateral en el marco de la cumbre del G20. Con su par francés, Emmanuel Macron, el dirigente de La República en Marcha que pretendía convertirse en una renovación de la política europea y atraviesa su peor crisis desde que llegó al Palacio del Elíseo, en mayo de 2017. De buen trato personal en los primeros vínculos personales, Macri espera mantener la buena sintonía y lograr un guiño para sumar inversiones.

 

Macron llega al país en medio de la llamada “crisis de los combustibles”. Antes de dejar París dejó en claro que no dará marcha atrás con su plan para aumentar el precio, pero por primera vez su Gobierno recibió a representantes del movimiento de protesta bautizado “chalecos amarillos”, lo que marca un quiebre frente a las enormes movilizaciones. “Debemos escuchar las protestas de alarma social, pero no debemos hacerlo renunciando a nuestras responsabilidades para hoy y mañana, porque existe también una alarma medioambiental”, aseguró el mandatario francés.

 

También intentó mostrarse conciliador y anunció que los impuestos sobre los carburantes serán adaptados en función de las fluctuaciones del precio del barril del petróleo, para proteger el bolsillo de los ciudadanos más modestos.

 

En cuanto a sus expectativas respecto del G20, Macron intentará convertirse en la contracara del mandatario de Estados Unidos, Donald Trump. Es decir, la voz cantante en la defensa del libre comercio, el multilateralismo y el discurso de integración, tolerancia y derechos humanos frente al proteccionismo del mandatario norteamericano.

 

En la cumbre anterior, la de Hamburgo, lideró una rebelión que dejó aislado a Trump en su cruzada contra el cambio climático y el Acuerdo de París. Hacía dos meses que había asumido. La situación hoy parece más adversa para el mandatario francés, más acuciado internamente y sin aliados tan claros hacia afuera. Los problemas internos, económicos y políticos, en Francia y dentro de la Unión Europea fueron socavando su imagen de joven estadista y eficaz estratega. Por otro lado, la escalada que provocó la guerra comercial entre Estados Unidos y China este año dejó a Macron claramente del lado de Pekín.

 

Otro cruce importante, este año, lo tuvo con el presidente ruso Vladimir Putin. Macron se plantó públicamente contra él, a quien acusó de producir noticias falsas. Y también tuvo un cruce contra su par turco, Recep Tayyip Erdogan, a quien dejó en claro que nunca aceptaría su ingreso a la Unión Europea.

 

El discurso del multilateralismo que Macron enarbola lo acerca a Macri. Por lo menos, en lo formal. La zozobras económicas y la renegociación con el FMI, en tanto, lo atan a Trump. Mientras que las situaciones de crisis aparecen como espejos posibles entre los dos mandatarios que se encontrarán mañana en Casa Rosada.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *