Las opciones de Sandleris si el dólar perfora la banda

13 de noviembre, 2018

Sandleris: "El objetivo principal del BCRA es reducir la inflación"

 

Por Juan Manuel Antonietta

 

Si bien en ayer el dólar mayorista subió $0,18, ubicándose en $35,58, el mercado se mostró con bajo valor operado debido al feriado en Estados Unidos por el Día del Veterano de Guerra. La tendencia continúa mostrando que el dólar en cualquier momento podría llegar al piso de la banda. ¿Y entonces qué sucederá?

 

El Memorándum de Entendimiento del acuerdo 2.0 con el FMI establece que, de perforar la zona de no intervención, que ajusta diariamente a una frecuencia de 3% mensual -hoy será de $35,437-, el BCRA puede realizar intervenciones de compra diaria por hasta US$ 150 millones. Esta compra –de carácter opcional, es decir, la autoridad monetaria puede elegir hacerla o no– permitiría aflojar un programa monetario bastante restrictivo cuando la demanda de pesos se recupera ya sea por motivos especulativos o transaccionales.

 

La discusión que surge es cuál será el accionar del BCRA. ¿Realizará o no las compras de dólares? ¿Apostará a una flotación “pura” del tipo de cambio no realizando compras en el mercado? ¿Esterilizará –es decir, reabsorberá los pesos emitidos en contrapartida por los dólares comprados– o no esterilizará?

 

El director de la misión del FMI en Argentina, Roberto Cardarelli, señaló ante la prensa el sábado pasado que “hay que tener cuidado de que esa mayor cantidad de pesos que se vuelcan al mercado no generen mayor inflación”, pero aclaró que “en principio no hay ninguna obligación de retirar esos pesos del mercado, siempre y cuando se hayan emitido para comprar dólares y evitar que siga cayendo el tipo de cambio”. El accionar del BCRA se mantiene incierto, aunque el acuerdo es muy claro al señalar que la compra de dólares se realizaría sin esterilizar

 

¿Vamos las bandas?

 

Si bien el tipo de cambio se ubica muy próximo a la banda inferior de la zona de no intervención, no es posible afirmar que la tocará todavía. Eso dice el Economista Jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman. “Las especulaciones en torno a si el BCRA le pondrá o no un piso a la divisa pueden inducir al mercado a demandar dólares y, por eso el tipo de cambio está cerca de la banda baja, pero no logra perforarla”, opinó.

 

Si efectivamente comprara dólares y no retirase los pesos emitidos, dice Rajnerman, el BCRA pospondría su lucha contra la inflación, pero no golpearía más a la actividad, ya que podría bajar la tasa de interés a la par que relajaría el sesgo contractivo de su política monetaria. En el caso contrario, si esterilizara, la señal sería de priorizar la desaceleración de los precios por sobre la reactivación económica.

 

En el caso de que la autoridad monetaria continuase sin intervenir comprando dólares, Rajnerman dijo: “No cedería en su lucha contra la inflación (la base monetaria no crecería) y la tasa de interés podría continuar en su trayecto bajista, de modo que alentaría la recuperación de la actividad. Sin embargo, convalidaría una mayor apreciación del tipo de cambio (en términos reales, acumula una baja cercana al 17% desde octubre) dando una señal negativa hacia los sectores exportadores”.

 

Considerando que la demanda interna continuará deprimida, al menos hasta el segundo trimestre de 2019, según proyecta Rajnerman, el nuevo esquema de retenciones fijas por dólar exportado que incrementa su “alícuota” con una baja del tipo de cambio y las inversiones que precisa cualquier proceso de reinserción comercial (con tasas de interés en niveles muy elevados), el impacto negativo de esta decisión en el futuro no inmediato sería muy nocivo.

 

Contexto

 

Gabriel Caamaño Gómez (Consultora Ledesma) indicó que la llegada de la divisa al piso de la banda puede ocurrir en cualquier momento, ello, dependerá de cómo evolucionan el resto de las variables (futuros y riesgo país, entre otras).

 

“Más importante que toque la banda el dólar es que no haya tendido al techo de la banda y que se mantenga cerca del piso de la banda y de manera relativamente estable en un contexto de baja de la tasa; eso señalaría que las expectativas mejoran, que llegue o no al piso es una circunstancia”, señaló el economista en diálogo con este diario y agregó que “el ruido se genera por el riesgo país que de bajar haría la película más consistente”.

 

Martín Alfie (Radar) dijo que el acuerdo con el FMI es claro al señalar que no se debe esterilizar. “La discusión no es tanto si tiene que esterilizar o no, sino si efectivamente tiene que comprar dólares o no”, aclaró y opinó que “hay que usar la banda para, por un lado, hacer efectiva la banda cambiaria y evitar una apreciación excesiva”.

 

Al respecto del posible impacto inflacionario de la no-esterilización, Rajnerman opinó que la inflación de los últimos meses obedece más a un aumento de costos que a fenómenos monetarios. “El salto de 6,5% en septiembre y en torno a 5,5%-6% en octubre responde principalmente al salto cambiario del cierre de agosto y a sus efectos de segunda ronda”, señaló y concluyó que “en este marco, la dinámica de la demanda de dinero no será central para contener a la inflación, sino más bien la duración de la tregua cambiaria, las actualizaciones de tarifas (de servicios públicos, pero también de combustibles) y la evolución de la demanda que convalidará, o no, aumentos de precios”.

 

Para Caamaño, la pregunta es por qué estamos llegando al piso de la banda más que si es bueno o malo. “Si la respuesta es porque estamos estabilizando, es una muy buena noticia y el tipo de cambio real está en niveles de 2010”, dijo y aclaró que “lo importante es ver la película y entender que la estabilización conlleva la reversión de una parte del overshooting del tipo de cambio nominal”.

 

“Lo importante será en qué circunstancia el dólar llegue al piso de la banda si lo hace perforando el piso, si lo hace en un contexto que los futuros siguen bajando y que el riesgo país reacciona a la baja, eso es lo central”, dijo Caamaño y concluyó que “por ahora la historia es positiva, con la baja simultánea del tipo de cambio y tasa y el sobrecumplimiento del BCRA”.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *