Las advertencias de Moody’s sobre 2019

16 de noviembre, 2018

Tras los elogios del FMI y Wall Street, y el festejo puertas adentro, hoy continuaron llegando las salutaciones a la aprobación del Presupuesto 2019 por parte del Gobierno.

 

“La aprobación ayudará a desbloquear alrededor de US$ 7.6000 millones en financiamiento”, dijo Moody’s y calificó eso como un evento “positivo para el crédito”. Más allá de ese avance, reconocen, que el cóctel fiscal será muy recesivo. “Si bien los aumentos de impuestos y los recortes de gastos probablemente hagan que la economía se contraiga aún más, la aprobación del Presupuesto allana el camino para una mayor consolidación de las finanzas públicas de Argentina, un hito clave ya que el Gobierno busca asegurar el financiamiento continuo del FMI”, dice Moody’s y detalle que el financiamiento del organismo “permitirá satisfacer las necesidades de financiamiento externo hasta fines de 2019, incluso en caso de una fuerte tensión en el mercado”.

 

El plan 0% en la esfera monetaria también aportará dosis recesivas, dice Moody’s. “El programa de consolidación fiscal se implementará en conjunto con una política que apunta a un crecimiento nominal del 0% en la base monetaria hasta junio de 2019, lo que ayudará a mantener controlada la inflación”, dice, pero advierte: “La restricción fiscal y monetaria debilitará aún más la economía de Argentina, que en 2018 resistió la peor sequía del país en 50 años y casi 50% de disminución en el valor del peso”.

 

Según Moody’s, el PIB caerá 2,5% en 2018 y 1,5% en 2019, “ya que los efectos persistentes de la crisis monetaria se filtran a través de la economía y la consolidación fiscal aumenta”, señala la calificadora, que está más cerca de los números del FMI que los del Gobierno.

 

Sin embargo, hay otra alarma más: la deuda, que aumenta con la caída del peso. “Esperamos que la deuda aumente a alrededor del 82% del PIB y los intereses se aproximen a 15% de los ingresos para 2020, por encima de las medianas del 58% y 12%, respectivamente, que esperamos para la categoría de calificación B de Argentina”, señala Moody’s.

 

Aunque la recesión complicará los esfuerzos del Gobierno para cumplir los objetivos fiscales, dice el reporte, el FMI continuará con los desembolsos si percibe que las autoridades están comprometidas con el equilibrio fiscal. Llegando, incluso, a la posibilidad de un formal-waiver si una recesión mayor frena en demasía la recaudación.  En rigor, Moody’s no cree que se cumpla la meta y proyecta un rojo primario de 0,5% del Pib para 2019.

 

Por último, el report advierte sobre la política, algo que también empieza a preocupar en Washington y Wall Street. “Macri está comprometido con la consolidación fiscal, pero la confianza del público y los índices de aprobación de su gestión han disminuido con la economía y los recortes de subsidios. Si surgiera un candidato sin el compromiso de cumplir con los objetivos fiscales del FMI, eso pondría en riesgo el financiamiento de Argentina y reduciría la capacidad del Gobierno para satisfacer sus necesidades de financiamiento externo”. Eso, concluye el report, “supondría una presión a la baja en la calificación B2 del soberano”.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *