La inflación bajaría a 3,5% en noviembre

Sin embargo, el nivel continuaría siendo elevado y la inflación cerraría 2018 cerca de 50%

La inflación de octubre fue del 5,4% y en 2018 ya acumula 39,5%

 

Por Juan Manuel Antonietta

 

La fuerte aceleración inflacionaria es el gran temor del Gobierno. Los registros de septiembre, de 6,5% según el Indec, habían llevado al propio Guido Sandleris, flamante presidente del BCRA, a señalar que esos registros eran “números de otro orden”.

 

Desde Reconquista 266 creen que el nuevo esquema está dando sus frutos y que comenzaremos a ver, sobre todo desde noviembre, un sendero de desinflación. En la Casa Rosada, envalentonados, ya se animan a ubicar en el orden de 2%-3% la suba de precios para el último bimestre.

 

Lo cierto es que octubre todavía marcó alzas muy fuertes del orden de 5,5%, tal como coincidieron Orlando Ferreres y el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO). Por su parte, Elypsis marcó 6%, Ecolatina 5,7%, Eco Go 5,8% y el IPC Online de Bahía Blanca 5,35%. Todas las consultoras ya ven un piso de inflación anual de 48% para el 2018.

 

La gran esperanza del Gobierno es la desaceleración de las últimas semanas del mes pasado. Desde Ecolatina y Elypsis precisaron que se ha observado una fuerte desaceleración respecto a fines de septiembre y la primera semana de octubre, pero con una suba de precios que todavía se mantiene en niveles muy elevados.

 

Fin de año caluroso

 

Así, para los meses de noviembre y diciembre, y de mantenerse la paz cambiaria como requisito, todos los consultados señalan que se observará una merma importante. “Una vez lograda la mayor estabilidad cambiaria, la inflación cedió sensiblemente. No obstante, dado que la incertidumbre respecto al dólar continúa siendo elevada, esta calma es tensa y puede ser efímera”, opinó Matías Rajnerman (Ecolatina) en diálogo con El Economista.

 

A su vez, explicó que todavía hay un salto en los precios de los servicios (no solo públicos, sino también privados), que quedaron muy rezagados luego del salto de los bienes en septiembre (3% contra 8,7%). “La inercia inflacionaria no es despreciable y no permitirá desarmar la suba de precios en el corto plazo. En este marco, proyectamos que la inflación de noviembre rondaría el 3,5% mensual, lejos del 6,5% de septiembre pero también por encima del 2,5% promedio del primer semestre de 2018”, proyectó Rajnerman e indicó que la inflación cerraría 2018 en 49%.

 

“En noviembre va a bajar la inflación por la estabilidad del dólar, pero se mantendrá en niveles elevados, por arriba de las tasas de 1,8%-2,4% que eran las previas a la devaluación y, en el año, la suba de precios cerrará cercano al 48%”, dijo Andrés Asiain (CESO) en diálogo con este diario.

 

Así, para el director del Ceso la desaceleración dependerá de lo que pase con el dólar. “Por ahora, la política viene siendo efectiva con los ahorristas posicionándose en plazo fijo en pesos y con el estímulo que le dieron a los bancos vía la tasa de Leliq, superior a la que está implícita en el mercado de futuros, pero son políticas de corto plazo”, opinó.

 

“Estamos viendo una desaceleración en noviembre porque en octubre observamos el mayor traslado a precios de la devaluación y esperamos que la inflación se ubique en la zona del 3% mensual en los últimos dos meses”, dijo Martín Vauthier, que cree que el principal limitante del incremento de los precios es la fuerte caída de las ventas. “Hasta ahora el traslado a precios de la devaluación es pequeño, limitado por la caída de las ventas y el salario real porque las empresas poseen poca capacidad de traslado a precios”, advirtió el director de Eco Go.

 

¿Y la tasa?

 

En paralelo, la economía real sigue moviéndose ante el efecto de las altas tasas y el BCRA advierte que se mantendrán elevadas hasta que haya por lo menos dos meses de forma sostenida y apreciable de baja de la inflación. Vauthier explicó que “el BCRA está construyendo credibilidad y para eso requiere una tasa de interés muy alta para limitar el traslado a precios y el resultado es la caída del nivel de actividad”.

 

“La recesión es un desincentivo al consumo y un incentivo al ahorro, es un mecanismo para bajar la inflación”, dijo el director de Eco Go y agregó que construir credibilidad requiere de muchos años. “Solo con unos meses de tasas altas no se va a generar”, atempera.

 

Para Rajnerman, estos niveles de tasas de interés son insostenibles, pero la dinámica de agosto y septiembre tampoco lo era. “No corresponde bajar las tasas de manera inmediata y acelerada”, expresó.

 

¿Y 2019?

 

Con un año que tal vez cierre con una inflación cercana al 50%, el registro más alto desde la hiperinflación, la inercia inflacionaria para el próximo año queda elevada. Vauthier señaló que desde Eco Go creen que el aumento de precios del año próximo dependerá en gran medida de las paritarias y del movimiento del dólar “y no esperamos otro salto abrupto”. En ese escenario, la inflación estaría en la zona de 34% para la consultora dirigida por Marina Dal Poggetto.

 

“A partir de mayo del año que viene nosotros esperamos que se reanude la corrida en el contexto electoral”, opinó, por su parte, Asiain y concluyó que el costo de la estabilidad de estas tasas altas son fiscales y de actividad en el entramado productivo. “Es un juego peligroso, la baja de tasa puede recrudecer la demanda de dólares y acelerar la devaluación con su correlato inflacionario. El Gobierno tiene una política que le deja pocos márgenes de acción”, reflexiona.

 

En 2019 se experimentará un fuerte proceso de desinflación, según Rajnerman, pero, producto de los ajustes tarifarios y un tipo de cambio que no se atrasaría sensiblemente, los precios continuarían “agitados”, dice. “En este marco, estimamos que la inflación rondaría 30% en el año electoral, con dos períodos marcados: un primer semestre donde la suba de precios permanecerá en niveles elevados (con un promedio de 2,5%) traccionada por la inercia que deja 2018 y los acuerdos paritarios y una segunda parte del año algo más relajada, donde la inflación rondaría el 2%.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *