“La foto de 2019 va a ser mejor que la de 2018”

El Economista dialogó con Hernán Lacunza, ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires

 

Entrevista a Hernán Lacunza Ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires Por Juan Radonjic 

 

“Entre todos tenemos que entre todos hacer un esfuerzo, porque sino la provincia sería un sandwich. La Nación le transfiere gastos, y los municipios tienen que absorber parte de esa tarea. No podemos compensar a todos”, sostuvo Hernán Lacunza, ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, en la entrevista con El Economista en la que analiza el proyecto de Presupuesto enviado a la Legislatura. “El Presupuesto Nacional transfiere una serie de responsabilidades a las provincias y la provincia de Buenos Aires es la que más pone en términos absolutos y relativos”, sostiene.

 

¿Cuáles son los puntos principales del Presupuesto que presentaron en la Legislatura?

Tenemos superávit corriente por tercer año consecutivo, por primera vez en la Historia. Y todo el déficit es por obra pública. Si no hubiese la decisión política de hacer obras no habría déficit. No hay aumento de la deuda. Los vencimientos de deuda coinciden con los vencimientos que tenemos el año que viene. Bajamos impuestos. Con la baja de Ingresos Brutos transferimos al sector privado $11.000 millones. Y es una baja por segundo año consecutivo. Un impuesto que todos sabemos que es regresivo, anticompetitivo y antiexportador. De un changuito en el supermercado de $1.000, cien son Ingresos Brutos, y nosotros en dos años bajamos 15. Esperemos seguir bajándolo. Además, cumplimos el Consenso Fiscal y la Ley de Responsabilidad Fiscal. Y los cumplimos en épocas de vacas flacas, porque en épocas de abundancia es fácil. Creemos que tenemos que dar esa señal de previsibilidad a los productores bonaerenses. Y la suba del Impuesto Inmobiliario no es más que la suba de la inflación.

 

¿Qué va a pasar con el endeudamiento? ¿Hay una negociación política en curso?

La deuda que pedimos es la más baja de toda la gestión. En términos reales, como hay que medirla. Es el 1% del PIB, cuando en 2018 fue de 1,24%, en 2017 de 1,40% y en 2016 de 2%. La deuda actual es el 9% del PIB. Entre 2005 y 2010, el promedio había sido de 11%. Así que nos parece que es número muy razonable.

 

¿Cree que se va a aprobar, finalmente?

Se aprobaron en los tres años anteriores, con un endeudamiento superior, no veo por qué no en esta ocasión, más allá de que la discusión en estos casos sea más política que técnica. El martes que viene voy a ir a la comisión bicameral y les voy a presentar el proyecto a los diputados y senadores.

 

¿Cómo está la discusión por la actualización del Fondo del Conurbano con Nación?

Eso no va a tener una definición inminente. Lo hemos conversado con la Nación, comprenden la cuestión y saben la naturaleza y la legitimidad del reclamo. El Fondo del Conurbano va a ser de $70.000 millones y si se actualiza por inflación debería ser de $89.000 millones.

 

¿Y esa diferencia la van a compensar con obras?

No está definido todavía. Lo vamos a seguir discutiendo.

 

¿Cómo está la relación con la Nación en los temas que tienen que ver con lo financiero y la coparticipación?

La relación es buena. Tenemos institucionalizada la relación fiscal. El Fondo del Conurbano lo hemos arreglado el año pasado en el marco del Pacto Fiscal, eso es importante para la provincia. No hay relación privilegiada en lo fiscal. El Presupuesto transfiere una serie de responsabilidades a las provincias y la provincia de Buenos Aires es la que más pone en términos absolutos y relativos. Como resultado de la media sanción del Presupuesto y la negociación con las provincias, a Buenos Aires le toca poner en concreto $28.000 millones que es el doble de lo que teníamos hasta 2017.

 

¿Tienen que absorber la competencias que les transfiere la Nación?

Sí, lo más gravoso es transporte, que son unos $25.000 millones y energía que representa otros $10.000 millones.

 

¿Usted cree que la provincia de Buenos Aires salió perjudicada en las negociaciones entre la Nación y el resto de las provincias?

Perjudicada no es la palabra, pero sí es la que más pone.

 

Hay quejas de intendentes por subsidios de tarifa social, transporte. ¿Qué respuesta hay del Gobierno provincial?

Lo hemos planteado en el Presupuesto y lo vamos a discutir en la Legislatura. Tenemos que entre todos hacer un esfuerzo, porque sino la provincia sería un sándwich. La Nación le transfiere gastos, y los municipios tienen que absorber parte de esa tarea. No podemos compensar a todos. De la Nación vienen más gastos y con el Presupuesto provincial sería imposible absorberlos.

 

Es el ministro de Economía del 40% del PIB. ¿Cómo ve la macroeconomía para 2019?

Estamos pasando el valle de la recesión. La reactivación productiva tiene un rezago de uno o dos trimestres respecto de lo financiero. Ahora estamos en el bache productivo pero va a haber manchones verdes. Eso va a estar asociado a actividades relacionadas con el tipo de cambio como las exportaciones, me refiero a empresas en el norte del conurbano ligadas a la industria automotriz y la demanda de Brasil. En lo interno, la costa bonaerense va a tener un buen verano, todo lo del agro y sectores vinculados. Energía y minería van a empujar para arriba. De modo que cuando miremos la foto de 2019, va a ser mejor que la de 2018.

 

¿Cómo impacta en las arcas provinciales el menor nivel de actividad durante el 2018?

La recaudación se mantiene robusta. Por supuesto que si la economía cae 2,5%, pega en la recaudación. A la provincia le pasa lo mismo que al país. Pero si se hace el cálculo, la inflación compensa el impacto de la caída de la actividad en la recaudación.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *