La centroizquierda busca construir una alternativa

1 de noviembre, 2018

 

No es la primera vez que se reúnen. Ni la primera que intentan ofrecerse como alternativa. Los avatares políticos los han encontrado varias veces en el mismo rumbo, a pesar también de algunas discrepancias y coyunturas esquivas. Hoy la ocasión será propicia para homenajear a Raúl Alfonsín y los 35 años de recuperación democrática. Pero, a su vez, servirá de lanzamiento de un espacio de centroizquierda que buscará construir una alternativa en las elecciones presidenciales de 2019. Será en el Palacio Alsina, de la calle homónima, en el centro porteño. Allí estarán el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, el dirigente radical Ricardo Alfonsín y la líder del GEN, Margarita Stolbizer, como referentes del espacio.

 

El antecedente más cercano de este encuentro es el que mantuvieron los mismos protagonistas hace dos semanas. Con un invitado especial: Sergio Massa, dirigente del Frente Renovador y exaliado electoral de Stolbizer. La posibilidad de ampliar el espectro hacia el peronismo no fue descartado por ninguno de ellos en esa ocasión, pero está lejos de convertirse en un hecho concreto. No desdibujar el perfil de centroizquierda es una de las premisas. Evitar el riesgo de quedar en los márgenes, el desafío para un espacio todavía sus inicios. Mientras la polarización entre Cambiemos y el kirchnerismo aparece en el horizonte como escenario a quebrar.

 

En el encuentro participarán la escritora Beatriz Sarlo y el ensayista Alejandro Katz, que intercambiarán ideas y análisis sobre la coyuntura política. “Los desafíos de la construcción de una agenda progresista para la Argentina”, en tanto, es el lema que engloba a las distintas actividades. Mientras que “Encuentro Progresista” es el nombre posible que adoptará el espacio, más allá de la definición política que finalmente tome.

 

Entre ellos, Lifschitz parece el más decidido a dar la batalla electoral. Sin reelección posible en su provincia, luego de que fracasara la reforma electoral que pretendía, mira con buenos ojos dar el salto hacia la precandidatura a la presidencia. Stolbizer viene de dos golpes electorales muy duros. En 2015, obtuvo 2,5% en las generales. Y en las legislativas de 2017 no logró una buena performance con su alianza con Massa. Alfonsín, en tanto, ya avisó que no buscará una candidatura. Orgánico al radicalismo, parece no estar dispuesto a romper con su partido y patear el tablero por fuera de Cambiemos, pero explora posibilidades.

 

Respecto de esas búsquedas, el espacio no descarta dialogar con dirigentes con los que tenga coincidencias. Incluido, el peronismo federal. Además del encuentro compartido con Massa, días atrás el gobernador de Santa Fe estuvo con su par de Córdoba, Juan Schiaretti, y no le cerró la puerta a una eventual alianza. Lifschitz también mantiene una buena relación con el mandatario de Salta, Juan Manuel Urtubey, otro de los integrantes del sector del peronismo del que también participa el senador nacional Miguel Angel Pichetto.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *