G20: Macri apuesta a su rol de anfitrión y a las bilaterales

20 de noviembre, 2018

Con la tensión entre China y EE.UU. como telón de fondo, crece la expectativa en el Gobierno. Preocupación por la seguridad

 

Cuando en junio de 2016, Argentina fue designada para organizar la Cumbre de Líderes del G20 2018, el Gobierno no imaginó que su desarrollo sería en medio de zozobras políticas y dificultades económicas en alza. La buena nueva, anunciada por la entonces canciller Susana Malcorra y su vice Carlos Foradori, desde China, esperaba que fuese la ratificación del cambio de rumbo en la política exterior argentina y la mayor visibilidad del Gobierno de Mauricio Macri en el concierto de naciones.

 

Diecisiete meses después y a un poco más de una semana del inicio del evento, la Casa Rosada espera que el encuentro sea no sólo una vidriera hacia el exterior (donde Macri tiene mejor consideración que hacia dentro), sino también una muestra de fuerza luego de la renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la aprobación de Presupuesto. Más allá o más acá de la preocupación o las tensiones por la seguridad del evento.

 

En el marco de la cumbre global, el Gobierno apuesta fuerte a mostrar al país más “integrado al mundo” y con peso en las decisiones. Hacer gala de su papel de anfitrión y aprovechar la agenda de actividades programadas y, sobre todo, los encuentros bilaterales con los principales mandatarios del mundo que estarán en Buenos Aires durante la semana próximo, por varias horas en algunos casos y varios días en el caso de otros. Más allá de los aspectos que le exceden al Gobierno y la organización del evento. Por caso, el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, del que se espera tener un acuerdo transitorio para aminorar las rispideces.

 

El momento clave de esa discusión será, se estima, el “retiro de líderes” que se desarrollará en Costa Salguero el viernes 30, por la mañana, en el que sólo participarán los mandatarios miembros del G20, a solas y sin acceso para países invitados, organismos internacionales ni miembros de las comitivas. Estará moderado por el Presidente como anfitrión y se supone que será un espacio para discutir, ya de entrada, los puntos más conflictivos del encuentro. Incluido, especialmente, el conflicto comercial mencionado y sus implicancias geoestratégicas. Especialistas en este tipo de eventos sostienen que lo que allí se resuelva o el tono de la discusión es posible que marque el desarrollo posterior de los encuentros.

 

Por cierto, estarán presentes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el mandatario chino Xi Jinping, pero también el ruso Vladimir Putin, el francés Emmanuel Macron, la británica Theresa May, la alemana Angela Merkel, el japonés Shinzo Abe y el canadiense Justin Trudeau, entre los más importantes. Pero no podrán ingresar los invitados argentinos, los mandatarios de Chile y Países Bajos ni los representantes de los bloques regionales, los presidentes de Jamaica, Singapur, Senegal y Ruanda, que estarán en las otras cuatro actividades plenarias pautadas.

 

Luego de ese “retiro de líderes”, se realizará la tradicional “foto de familia”, con todos los mandatarios participantes y como parte de la bienvenida oficial. Y Macri dirá unas palabras de apertura, antes de la primera sesión de la cumbre, almuerzo de trabajo incluido. La primera jornada se completará con una serie de encuentros bilaterales y una cena de gala en el Salón Dorado del Teatro Colón. El sábado 1º, en tanto, se desarrollará la segunda sesión de debates, también en Cosa Salguero, que tendrá que desembocar necesariamente en la elaboración de un documento compartido como parte de los acuerdos, las conclusiones y los consensos logrados. Macri dirá unas palabras de clausura y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, anunciará cómo será el G20 de 2019, que tendrá como sede de la Cumbre de Líderes a la ciudad de Osaka. Esa misma tarde, Macri encabezará una conferencia de prensa de cierre.

 

Cuanto tiempo se quedará cada uno de los mandatarios en Argentina luego de concluida la cumbre y qué otras reuniones programará es algo que decide cada delegación y todavía no está confirmado en la mayoría de los casos. Por ahora, Cancillería confirmó reuniones bilaterales de Macri con el japonés Abe, en el CCK y con el mandatario chino Xi Jinping en la Casa Rosada mientras el domingo por la mañana recibirá en la Quinta de Olivos al ruso Putin. Por su parte, Trump volará hacia el Norte en las primeras horas del sábado 1º para asistir a la asunción de Andrés Manuel López Obrador en México.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *