Blousson: “El usuario es dueño de su información”

22 de noviembre, 2018

Blousson: “El usuario es dueño de su información”

 

Entrevista a Gonzalo Blousson Signatura Por Ariel Bazán

 

En esta era, cuando la blockchain empieza a ganar cada vez más espacio, los servicios de digitalización de documentos que ofrece Signatura también vienen creciendo. En una entrevista con El Economista, su titular, Gonzalo Blousson, explicó cómo funciona el servicio, qué nivel de control tienen los usuarios sobre su información y cuáles son las perspectivas del negocio.

 

¿A qué se dedica Signatura?

Nos especializamos en usar tecnología blockchain para ofrecer soluciones de certificación de documentación y procesos. Lo que permite nuestra plataforma es que cualquier persona vaya construyendo un “legajo digital” con toda la documentación que quiera ir agregando (como recibos de sueldo, facturas de servicio, etcétera) para luego compartirla con el que quiera. Quien la recibe, a su vez, podrá verificarla manualmente y así se evita el costo de tener que andar verificando la documentación cada vez que se la vuelva a compartir.

 

¿Algunos casos prácticos de uso?

Por ejemplo, alguien puede hacer un cuso y recibir un diploma digital que después le puede enviar a cualquiera para acreditar sus conocimientos, ya que se puede chequear en la blockchain quién lo emitió y cuAndo. También se le podría pedir a la empresa para quien se trabaja que cargue los recibos de sueldo en la plataforma para poder compartírselo a los bancos u otras entidades. Y del lado de las empresas, podrían usarlos para procesos muy sensibles, como el otorgamiento de un préstamo muy grande del cual se quiere tener la certeza de que todos los involucrados aprobaron el proceso.

 

¿Tiene validez legal la documentación digitalizada en esta plataforma?

Todavía hace falta una adecuación de la regulación, ya que por ejemplo el ministerio de Educación aún exige que los diplomas sigan estando en papel. Tenemos, entonces, casos de universidades que usan nuestra plataforma para cursos no oficiales, pero es un primer paso en medio de una tendencia mundial a la digitalización de diplomas. Como siempre, la tecnología llega antes que la regulación y ésta después acompaña.

 

¿El usuario es siempre dueño de su información?

Sí, lo más importante de todo esto es que la información está siempre en poder del usuario final. Él es el dueño absoluto de la información y usando criptografía avanzada puede decidir con quien y qué comparte.

 

¿De qué sectores son las empresas que tienen como clientes?

Tenemos más de 3.000 clientes en todo el mundo en la industria financiera, farmaceútica, y universidades, entre otros. Nuestra tecnología puede ofrecer soluciones a muchas industrias que tengan documentación interna sensible que necesitan compartir.

 

¿La plataforma funciona enteramente sobre blockchain?

En realidad es una combinación. En blockchain no se graba nunca la documentación en sí nunca porque eso se replica en miles de nodos alrededor del planeta, algo que es muy costoso. Lo que sí se graba ahí son las pruebas del que lo hizo, cuando, y qué se hizo, pero no el documento en sí, que se asegura de otra manera usando a veces criptografía. La blockchain se usaría entonces como el “certificador” de la integridad de todo el proceso, pero la documentación se resguarda por otros sistemas.

 

¿Estiman que seguirán creciendo los servicios que ofrecen?

Sí, el año pasado fue muy de “educar” a los interesados y este año ya empezamos a ver pequeñas experimentaciones, que esperamos que en 2019 pasen a ser canalizadas a proyectos en serio.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *