Bolsonaro y el fantasma del verano del ’98

Un Brasil que comienza a ‘hacer la suya’, y tomar decisiones sin preocuparse por sus efectos regionales, es una bomba de tiempo para Argentina”, dice un informe

Según el lúcido analista político Julio Burdman, uno de los riesgos de Jair Bolsonaro es que se corte solo con decisiones unilaterales sin consensuar caminos. En una etapa en que Argentina transita un equilibrio muy precario, es un riesgo no menor. La Historia, y en particular el verano de 1998, así lo recuerda.

 

“Un Brasil que comienza a ‘hacer la suya’, y a tomar decisiones fiscales, financieras, laborales, impositivas y regulatorias sin preocuparse por sus efectos regionales es una bomba de tiempo para la economía argentina”, dijo Burdman. “El fantasma es la devaluación del real de 1998, que colocó a Argentina convertible en una crisis de competitividad que terminó en el colapso de nuestro modelo a fines de 2001. El Gobierno de (Carlos) Menem se enteró de la devaluación brasileña de 1998 por los diarios. Desde entonces, aun cuando se trata de un riesgo siempre presente, la alianza brasileño-argentina ha tratado de evitar esos giros de timón”, recuerda.

 

“Argentina es un país Brasil-dependiente y Brasil ha necesitado a la Argentina como co-equiper político de su diplomacia de consenso hacia la región (…) Un Brasil nacionalista y unilateral, que no tiene interés en hacer políticas de buena vecindad en el barrio latinoamericano, es un Brasil que no nos necesita. Bolsonaro parece ser eso. Así como Trump es problemático para México y Canadá, Bolsonaro puede ser un problema para nosotros. No hay que alarmarse de más: es probable que Bolsonaro sea un perro que ladra y no muerde, y que las cosas sigan más o menos como hasta ahora. Pero no podemos ignorar que los primeros indicios son preocupantes: un Brasil que se aísla para defender sus intereses, sin ánimo en liderar la región desde el consenso, probablemente termine descoordinando políticas macroeconómicas y generándonos desequilibrios”, concluye Burdman.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *