“Argentina exporta bastante poco”

22 de noviembre, 2018

Argentina Exporta

 

Entrevista a Juan Carlos Hallak Presidente de la Comisión Nacional de Comercio Exterior Por A. Radonjic

 

El Economista dialogó con Juan Carlos Hallak, presidente de la Comisión Nacional de Comercio Exterior, sobre el comercio global, el rol de las exportaciones en Argentina y los desafíos por delante y, además, de Argentina Exporta, una de las grandes apuesta del Gobierno.

 

Antes de entrar en Argentina y para poner algún contexto mundial. ¿Cómo está hoy el comercio global?

Se habla de proteccionismo y todos los acuerdos comerciales parecen estar en revisión, pero el comercio mundial sigue avanzando… A pesar de las crecientes tensiones comerciales, el comercio mundial está creciendo. Luego de la caída de 2016, el comercio de bienes aumentó 4,7% en 2017, 1,7 puntos porcentuales por encima del promedio poscrisis mientras que para 2018 la OMC espera un crecimiento similar. De todas formas, el comercio mundial presenta nuevos desafíos. La persistente ganancia de productividad industrial en países en desarrollo como China y la India, con la consiguiente pérdida de competitividad en los demás países, están transformando los patrones de comercio. Industrias donde históricamente países como EE.UU. llevaban la delantera a nivel mundial hoy son ampliamente superadas por la competitividad lograda en estos países, generando en los países afectados muchos perdedores. Actualmente, estamos viendo cómo se administran las tensiones locales generadas por estos cambios. El discurso proteccionista, las medidas arancelarias unilaterales y la renegociación de acuerdos son formas de atenuar estas tensiones, buscando amortiguar el impacto de estos cambios y revisar cómo se reparten entre los países los beneficios del comercio.

 

Ahora sí, entrando a Argentina. El primer diagnóstico es que exportamos poco. Más allá de la mirada corta de la sequía de 2018 o el bajo crecimiento de Brasil en los últimos años, ¿por qué es así? Imagino que hay varios motivos…

Sí, es verdad. Argentina exporta bastante poco. No obstante, existe un enorme potencial de exportación, particularmente a partir del reciente realineamiento cambiario. Este potencial existe principalmente en bienes y servicios con mayor valor agregado, anclados en la calidad y diferenciados por su diseño, tecnología o customización. Las oportunidades de exportación en este tipo de productos son inmensas y no se restringen a un par de sectores sino que están presentes tanto en los bienes de base agrícola como en los bienes industriales y los servicios. Ahora bien, exportar este tipo de bienes requiere enfrentar el desafío de la exportación con seriedad, trabajo, y vocación de hacer de la exportación una parte esencial del negocio. No se consigue de la noche a la mañana. Muchas veces las empresas buscan salir al exterior con productos que tal vez son exitosos en nuestro mercado pero que no se ajustan a los niveles de calidad, tipo de packaging o formas de uso que imperan en los mercados internacionales. También es común que no se ajusten a las prácticas comerciales que se exigen en el mercado internacional, como el cumplimiento de la entrega de productos en los plazos acordados. Estas prácticas tienen que cambiar. Eso es lo que comúnmente llamamos “cultura exportadora”. Tenemos que entender que salir, más allá de los mercados regionales, requiere cambiar la forma de hacer negocios. Demanda esfuerzo, más en esta coyuntura tan difícil para la empresa pyme, pero es perfectamente posible y a la larga sumamente rentable. También el Estado tiene una gran responsabilidad. Durante muchos años fuimos más un obstáculo que un aliado en el desafío exportador. Tenemos muy pocos acuerdos comerciales en comparación con otros países de la región y estamos atrasados en materia de simplificación administrativa y facilitación de comercio. A la vez, una economía que durante años miró hacia el mercado interno dejó que se deteriore todo el entramado institucional de apoyo al exportador, desde la promoción comercial hasta la provisión de una infraestructura de calidad. Estamos trabajando muy fuerte para revertir este deterioro.

 

En ese contexto, y el del nuevo choque con la restricción externa, llega Argentina Exporta. No es, por cierto, el primer plan para estimular las exportaciones que hay en Argentina. ¿Por qué diseñan el plan y qué tiene de diferente a los anteriores? Una crítica que se la hace es que tiene objetivos ambiciosos, pero pocos instrumentos…

 

Diseñamos el plan porque está la oportunidad y esta vez no la vamos a dejar pasar. Argentina Exporta pone en el centro de nuestra gestión y de nuestra interacción con el sector privado el desafío de exportar más y mejor. En primer lugar, Argentina Exporta intensifica los esfuerzos que venimos llevando a cabo para facilitar el acceso de nuestros productos a los mercados externos a través de la apertura de mercados y la desburocratización del comercio. Se abrieron más de 150 mercados en los últimos años y seguiremos abriendo más a través de acuerdos comerciales. Se está simplificando drásticamente la operatoria de exportación, con una mayor agilidad de regímenes como el de importación temporaria y de importación de nuevas líneas de producción, y con el reciente lanzamiento del Exporta Simple, que implica derribar un muro de impedimentos que obstruían la aparición de nuevos exportadores. También estamos comprometidos con avanzar en la implementación de la Ventanilla Unica de Comercio Exterior (VUCE). En segundo lugar, estamos afianzando el trabajo conjunto de los distintos actores del Estado que aportan al desafío exportador, incluyendo, por ejemplo, la Cancillería, con el poder de inteligencia comercial de sus embajadas, la AAICI, con su capacidad de acompañamiento al exportador, y el INTI, con sus herramientas de mejora de la competitividad empresarial. También es parte del Argentina Exporta el relanzamiento del Sistema Nacional de Calidad, que va a ayudar a poner a punto la infraestructura de apoyo a la mejora en la calidad. Este eje de trabajo implica puramente esfuerzos de gestión, focalizados en el objetivo de enfrentar coordinadamente el desafío de la exportación. Por último, estamos trabajando con el sector privado en la identificación y solución de problemas relacionados a la inserción internacional. Trabajamos en problemáticas transversales junto a los grandes agrupamientos empresariales, así como también en problemáticas sectoriales junto a los actores de cada sector. Este trabajo recién se está poniendo en marcha, pero ya estamos avanzando en proyectos que esperamos tengan alto impacto, como la identificación de barreras comerciales y la utilización de redes empresariales como herramienta de difusión de instrumentos y actividades de apoyo al exportador. Esto último también lo hacemos en encuentros regionales en los cuales a través de mesas de diálogo buscamos generar en las agencias de gobierno y cámaras empresariales provinciales mecanismos de interacción que permitan definir y llevar a cabo una estrategia exportadora. En ese sentido, Argentina Exporta no es un plan cerrado, sino que consta de lineamientos claros y una agenda de proyectos abierta, donde desde el gobierno vamos a poner nuestros recursos y esfuerzos de gestión y pedimos en contraprestación compromiso del sector privado con estos proyectos. Ya existe una gran variedad de instrumentos de apoyo a la exportación. Es cierto que si la situación fiscal fuera más holgada los instrumentos podrían ser más y más poderosos. Pero el desafío principal es de estrategia y gestión, tanto pública como privada, para poner los recursos existentes al servicio de una estrategia exportadora que defina los mercados a los que se apunta en cada sector, organice y focalice los esfuerzos comerciales en esos mercados, y active proyectos de producción y mejora de la calidad que permitan enfrentar con éxito el desafío de la exportación. Hubo otros planes de exportación en Argentina. Por ejemplo, compartimos el objetivo del Plan Estratégico Industrial 2020 de incrementar la exportación de productos de alto valor agregado. Lamentablemente, la apuesta por una economía cerrada que terminó tomando el Gobierno anterior frustró las posibilidades de dicho plan. Ahora es distinto. Saliendo de este momento difícil, la apuesta por una economía integrada al mundo provee el marco adecuado para que la exportación se convierta en la punta de lanza del desarrollo productivo argentino durante muchos años.

 

¿Qué puede exportar Argentina, más allá de lo que ya sabemos? ¿Es algo que se define de antemano y hay que elegir a los ganadores previos o es fruto de la interacción y el ir viendo qué sector reacciona mejor que otro?

Exportar productos de calidad, diferenciados por su diseño, tecnología o customización es una estrategia viable para cualquier sector. Por ejemplo, incluso en el sector textil, donde los países asiáticos logran precios supercompetitivos en una amplia variedad de productos, podemos exportar, entre otros, prendas de seguridad o de diseño de autor. Por eso, Argentina Exporta no tiene sectores que previamente sean considerados ganadores o perdedores. De hecho, nuestra priorización de trabajo con los sectores dependerá, en gran medida, del compromiso del sector privado en trabajar consistentemente en una agenda exportadora.

 

Todos dicen que el Tipo de Cambio Real es clave para exportar más. ¿Qué importancia tiene y qué otros estímulos deben provenir desde la macro?

Indiscutiblemente, el tipo de cambio es una variable central para la competitividad. También los son estabilidad macroeconómica y la baja inflación, para acceder a tasas de financiamiento razonables y accesibles. Lamentablemente, el cambio en las condiciones mundiales nos obligó a tener que pasar por un periodo de adaptación a las nuevas condiciones, con turbulencias cambiarias y financieras. De todas formas, esperamos pronto haber pasado esta transición. Para entonces, tendremos una macro ordenada, mucho más previsible, y con un tipo de cambio no apreciado que mantenga la rentabilidad del negocio exportador. Mientras tanto, tenemos que trabajar en los otros determinantes de la competitividad, tanto internos como externos a la empresa. De esto se trata Argentina Exporta.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *