Argentina, comparada con sus pares del G20

29 de noviembre, 2018

G-20 en Argentina

 

Faltan apenas unas horas para que se den cita en Buenos Aires los líderes políticos más importantes del mundo, en la esperada Cumbre del G20, uno de los eventos más trascendentes que le tocó albergar a la ciudad capitalina.

 

Creado en 1999, el G20 amplió la mesa de debate global, históricamente reservada para los países industrializados del G8, sumando a los principales emergentes. La crisis mexicana de 1994 y la crisis asiática de 1997 venían demostrando que la creciente integración global de los países en vías de desarrollo ya los hacía capaces de, con los sacudones de sus economías más volátiles, provocar cimbronazos en la estabilidad global. Desde 2009, cuando sus reuniones tuvieron un papel protagónico en el policy-making para salir de la crisis, el G20 es ampliamente considerado como el principal foro de coordinación internacional.

 

Lo cierto es que Argentina deberá esmerarse en su rol de anfitriona para justificar su asiento en el cónclave: las estadísticas, en buena medida, la colocan a la cola de los países miembros. Si bien la mayoría de los países más relevantes en el escenario global están representados en el mitín, varios emergentes que ya califican como “nuevos desarrollados” no cuentan con representación directa (Israel, Singapur y Hong Kong, por ejemplo). Los países europeos, en tanto, tienen representación como bloque por la Unión Europea (sólo Alemania, Italia y Francia, además del Reino Unido que atraviesa lentamente el “Brexit”, son miembros individualmente).

 

Un repaso a las principales variables económicas y sociales permite trazar una radiografía del club que se dará encuentro este fin de semana en nuestras tierras.

 

El 86% del PIB global

 

Las economías invitadas explican el 86% del PIB global (y el 64% de la población). Sobresalen (medido en dólares corrientes a 2017) las economías de Estados Unidos (US$ 19,5 billones), la Unión Europea (US$ 17,3 billones), China (US$ 12 billones), Japón (US$ 4,8 billones) y Alemania (US$ 3,7 billones), según cálculos del FMI para 2017. Argentina ocupa el 19° lugar (US$ 0,63 billones), sólo por delante de Sudáfrica.

 

Pese a que 2018 ha sido un año difícil en lo financiero para los emergentes, Argentina tiene el triste registro de ser el único miembro que verá decrecer su PIB (-2,8% según el FMI). En promedio, los integrantes del G20 crecerán 2,3% en 2018, con la India (7,5%), China (6,6%) e Indonesia (5,2%) a la cabeza, todos países que integran el top-5 de los más poblados, lo que contribuye a disminuir aceleradamente la pobreza global. Entre los más desarrollados, el desempeño es más modesto, sobresaliendo el 2,9% de EE.UU. y el 2,7% de Corea del Sur. La Unión Europea proyecta crecer casi 2%.

 

Ingreso per cápita y distribución

 

Desde ya, el PIB nos indica el tamaño de una economía, pero nos dice poco sobre la calidad de vida promedio de sus habitantes. Para eso, resulta mejor poner el ojo sobre el PIB per cápita. Estados Unidos, Australia Canadá y Alemania lideran el ranking. Argentina se ubica 13° a valores de 2017, aunque al medir en dólares corrientes la devaluación de este año le ha hecho perder terreno. Vale destacar que mediciones incorporando ajustes por paridad de poder adquisitivo tienden a reducir moderadamente la brecha entre los más y los menos desarrollados.

 

A su vez, la distribución del ingreso, combinada con el PIB per cápita, aporta información sobre el nivel de vida medio de sus habitantes. Paradójicamente, los países más asociados históricamente con el comunismo (Rusia, vía la URSS, y China, gobernada por una particular versión de ese partido) presentan niveles de desigualdad mayores que los de sus socios plenamente capitalistas. Evaluando el Coeficiente de Gini, el indicador más frecuente para hablar de distribución del ingreso (expresado como 0 para máxima igualdad y 100 para máxima desigualdad), Alemania, Francia, la Unión Europea y Canadá presentan los registros más igualitarios, en el entorno de los 30 puntos. Sudáfrica (62,5) se coloca en el otro extremo. Argentina se posiciona en mitad de tabla, con un registro de 41,7.

 

Inflacion, Pobreza y PIB per capita en el g20

El G20 reúne a los protagonistas del comercio

 

Los países del G20 están involucrados (sea como exportadores, como importadores o en ambos roles) en el 92% de las transacciones comerciales globales. En promedio, el comercio exterior (exportaciones + importaciones) representa el 53,5% del PIB de sus miembros. Sin embargo, los niveles de apertura son heterogéneos a su interior. Argentina y Brasil (aunque también Estados Unidos) presentan los valores más bajos (25%, 24% y 27% de comercio externo sobre PIB, respectivamente), denotando economías más cerradas y con menos vocación comercial. Contrastan con la participación más activa de los europeos (86% en la Unión Europea, 87% en Alemania), de México (78%) y de Corea (81%).

 

Inflación, presión tributaria y corrupción

 

Una mirada a los números de los miembros del G20 confirma que la inflación no es un problema extendido en el mundo actual. Sólo Argentina (40,9%) y Turquía (24,5%), los que vieron depreciada su moneda en forma más drástica este año, presentan a septiembre de 2018 niveles de inflación interanual elevados. Excluyendo estos dos casos, el resto promedia 2,8%, todos con valores en el entorno de 0% a 5%.

 

En lo que refiere a la participación estatal en la economía, un indicador útil es el de recaudación fiscal sobre producto. Los niveles de presión tributaria, de acuerdo con cálculos de la OCDE, ubican a Argentina (31%) en la mitad de la tabla, por debajo de los registros de los países europeos (45,3% en Francia y 42,9% en Italia) pero muy por encima de la mayoría de los emergentes, que se posicionan bien por debajo del 30%.

 

Finalmente, nos enfocamos en una medida de calidad institucional: el Indice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional (2017), donde un puntaje de 100 implica la ausencia de corrupción percibida (y 0, la corrupción total). En un indicador donde los países escandinavos suelen llevarse las mejores marcas globales, dentro del G20, Reino Unido, Canadá y Alemania (con 82 puntos cada uno) se llevan los laureles. Argentina rankea 15° (39 puntos), sólo por encima de Brasil, Indonesia, Rusia y México.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *