Advierten sobre el crecimiento del malestar social en el GBA

15 de noviembre, 2018

Vidal anunció un refuerzo de $500 millones para programas sociales

 

La devaluación, la persistencia inflacionaria (particularmente, en alimentos) y el aumento de los servicios, con el consecuente deterioro del salario, impactan de lleno en el humor social. El descontento se observa en el conurbano bonaerense desde hace meses. Un territorio con profundas asimetrías y déficits.

 

La consultora Reyes-Filadoro realizó un relevamiento en la geografía bonaerense donde se concentran dos tercios de la población de la provincia. El trabajo de campo relevó el Indice de Estabilidad Social (IES) que pretende detectar la variación en el humor social de una región siempre sensible políticamente.

 

“El IES para el mes de noviembre fue de 54 puntos en una escala de 1 a 100, donde el puntaje más bajo representa mayor estabilidad y bienestar social y el puntaje más alto representa mayor inestabilidad y mayor malestar social. Al alcanzar los 54 puntos, el estudio registra un alto nivel de malestar entre los consultados, producto de la grave recesión que atraviesa la economía argentina y del alto nivel de pesimismo”, indica el estudio.

 

 

Según el informe, difundido en el día de ayer, “la crisis económica está empujando a millones de bonaerenses al límite de sus posibilidades”. Por ejemplo, muchos ya han agotado todos los recursos de subsistencia que tenían a su alcance. Han reemplazado los alimentos de su dieta (72%), han salteado comidas para ahorrar (44%), han realizado trabajos extras (54%) y han pedido dinero prestado (53%) para lograr satisfacer sus necesidades básicas”.

 

Siempre según el relevamiento de Reyes-Filadoro, al tope de las preocupaciones de los encuestados se encuentra la inflación (28%), seguido por los bajos salarios (20%), la falta de trabajo (17%), la delincuencia (13%) y, por último, la corrupción (12%). El ranking de preocupaciones revela que en medio del fuerte deterioro de las condiciones materiales de vida, los temas económicos predominan por sobre las institucionales.

 

En esa línea el estudio agrega que para los encuestados, “el presente es insostenible y el futuro desesperanzador: el 76% considera que la situación económica será mala o muy mala durante el próximo año”. En este contexto, a la vez, “la mitad de los encuestados afirma que no puede esperar más hasta que la economía mejore”. A la vez, “estas personas expresan un alto nivel de disconformidad con el funcionamiento de un sistema político que no parece estar cumpliendo con la promesa de garantizar un piso mínimo de seguridad económica”.

 

De los 600 casos relevados por el estudio, el 67% considera que su situación económica es negativa mientras que apenas un tercio (33%) la considera positiva.

 

En materia de ahorro, el estudio arroja un dato significativo: el 92% de los entrevistados no tiene capacidad de ahorro y dos tercios de ese grupo dice no llegar a fin de mes. Solo el 8% mantiene chances de ahorrar.

 

Un dato que puede subrayarse, es que “la confianza en los gobernantes de turno y en el sistema político es muy baja ya que tres cuartos de los consultados tienen una opinión negativa de las gestiones de Mauricio Macri como presidente y de María Eugenia Vidal como gobernadora de Buenos Aires”.

 

“El 75% reporta estar poco o nada satisfecho con el funcionamiento de la democracia en Argentina”, sostiene el estudio, un dato que no hace más que corroborar la crisis de representatividad que atraviesa el sistema político local.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *