A la conquista del mercado más codiciado

Argentina tiene un plan ambicioso para colocar más exportaciones en China

Con casi 1.400 millones de habitantes y una economía en expansión incesante hace décadas, China es la segunda potencia global y pronto podría ser la primera. Además, lógicamente, tiene un apetecible mercado en ascenso y es player en ascenso en el comercio mundial. Si un país quiere exportar más, y se complementa productivamente, no puede dejar de tener a China en el centro de su estrategia comercial. Y Argentina lo tiene. Por eso, allí fue una misión de alto nivel en la semana. Además, la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI) emitió hoy un informe (“A la conquista del Gigante Asiático”), detallando las oportunidades (y barreras) que hay para el comercio bilateral.

 

“(China) tiene una clase media creciente, que prefiere consumir productos importados y que está dispuesta a pagar por ellos. En la actualidad, China es el principal socio comercial de Argentina después de Brasil. El intercambio comercial es deficitario para  Argentina (se estima en US$ 8.000 millones para 2018) pero, sin embargo, nuestro país tiene potencial para multiplicar sus ventas a China y equilibrar el comercio bilatera”, dice el reporte.

 

El e-commerce es una oportunidad. En 2017, con US$ 680.000 millones en ventas, el Gigante Asiático se consolidó como el mercado de comercio electrónico más grande del mundo, superando a Estados Unidos. “El auge del e-commerce transformó radicalmente y con una velocidad inédita el curso de las compras tradicionales en China, abriendo la puerta a nuevos jugadores con potencial de satisfacer las demandas de sus consumidores: Argentina es uno de ellos”, dicen desde la AAICI.

 

En 2017, Argentina apenas exportó por US$ 4.300 millones hacia China: el 80% fueron commodities

 

Hoy en China conviven dos modelos para acceder al mercado, explica el documento: el tradicional, asociado a tiendas y canales de comercialización offline y el moderno que está centrado en el e-commerce. “Vender productos con valor agregado implica ayudar a las empresas a desarrollar nuevas estrategias comerciales para abordar los dos canales. Para lograr que las empresas argentinas pisen fuerte en el mercado asiático y fortalecer el comercio bilateral entre ambos países, el Gobierno Nacional desarrolló un plan con cuatro pilares: financiamiento, logística, comercialización y promoción. Esto implica seguir desarrollando herramientas tradicionales, como la participación en ferias, misiones y rondas de negocio, pero también animar a las empresas a explorar nuevas herramientas y modelos de negocio para acceder al mercado moderno a través del e-commerce”, detalla el trabajo.

 

El trabajo detecta grandes oportunidades en  varios sectores. Los lácteos, como leche de fórmula y quesos, y las frutas frescas, entre ellas peras, manzanas, uvas, cerezas y arándanos, junto con alimentos industrializados como fideos, galletitas y golosinas, son algunos de los muchos productos argentinos con potencial para aumentar su presencia en las góndolas y el e-commerce oriental. Por otro lado, además de los agroalimentos, Argentina tiene grandes oportunidades de exportar Servicios Basados en el Conocimiento, y particularmente software.

 

Se estima que más de 130 millones de chinos tienen un ingreso que excede los US$ 10.000 anuales: esa población se duplicará para 2022 y se triplicará para 2030

 

A pesar del enorme atractivo y potencial del mercado chino, los exportadores argentinos enfrentan dificultades a la hora de vender en ese destino: logística y distribución; desconocimiento; carencia de información y socios locales riesgosos.

 

“Desde la AAICI queremos que las empresas argentinas ocupen cada vez más lugar en las tiendas y los hogares de China con sus productos, ya que la demanda de los consumidores en este mercado está ávida de productos importados como los que producimos en nuestro país. Para eso venimos desarrollando una estrategia integral que le permita a nuestras empresas pisar fuerte en el mercado asiático, y aumentar exportaciones de valor agregado (que hoy representan el 20% del total) para ir hacia un intercambio comercial más equilibrado. El mercado chino tiene espacio para la oferta de productos argentinos pero hay que ayudar a las empresas a llegar hasta allá, ese es nuestro foco”, expresó Alejandro Wagner, director de Comercio Internacional de la AAICI.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *