UCR, con menú de opciones abiertas

Luego de la reunión del viernes, quedó en claro que es demasiado pronto para definir la estrategia electoral para 2019

 

Luego de la reunión del viernes de los máximos referentes del radicalismo, quedó en claro que es demasiado pronto para definir la estrategia electoral para el año próximo. Habrá que esperar. Hubo declaraciones de figuras partidarias apuntando a la posibilidad de presentar una fórmula propia para competir en las primarias junto con otras que proponían que el compañero de fórmula de Macri sea radical. Se trata de propuestas contradictorias porque la primera implica una confrontación con Macri y la segunda, la mayor integración posible.

 

De todas maneras, una competencia en primarias es impensable y ninguna figura con peso en el partido la sostiene. En cuanto al vice, la mayoría de los radicales entienden que es lógico que su designación quede en manos de Macri.

 

A la UCR le va a resultar difícil definir una estrategia nacional porque cada distrito presenta realidades muy diferentes. Todo indica que habrá un análisis caso por caso, acorde al fragmentado calendario electoral de 2019. El caso del PRO será distinto porque Marcos Peña centralizará las negociaciones mientras que la Coalición Cívica, como su líder, es imprevisible.

 

La UCR pretende que en las provincias en las cuales tienen fiReunión de los diputados que se alejan del massismo
guras bien posicionadas no haya cuestionamientos a sus candidaturas por parte de los socios de la coalición. En varias provincias en las cuales Cambiemos puede competir con posibilidades, el candidato a gobernador sería radical; son los casos de Santa Fe, Santa Cruz, La Rioja y Chubut. Gerardo Morales buscaría su segundo mandato en Jujuy y a Alfredo Cornejo lo reemplazaría otro radical. Pero puede haber tensión en el armado de las listas legislativas en las cuales el PRO buscará tener mayor presencia argumentando que el radicalismo tendrá más candidatos a gobernador. En la decisiva provincia de Buenos Aires, todo quedará como está y las reelecciones generalizadas serán la consigna.

 

Un caso especial es el de Córdoba. El radicalismo tiene dos candidatos: Mario Negri y Ramón Mestre. Además, cuenta con una fuerte presencia territorial. Pero es una de las provincias en las cuales Macri es más popular y el PRO hará pesar ese dato. Por otra parte, deberá definirse un mecanismo de selección del candidato ya que la provincia no tiene primarias. Pero la UCR tiene el compromiso de Peña de que el Gobierno Nacional le dará un amplio respaldo a los candidatos de Cambiemos aun en aquellos distritos en los cuales el gobernador tiene mucha afinidad con Macri.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *