Salario real: ¿qué sectores perderán más durante 2018?

Un informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma proyectó caídas interanuales de hasta 17% en algunas ramas. Será el mayor derrumbe anual desde 2002

Salario real: ¿qué sectores perderán más durante 2018?

 

De no mediar una reapertura generalizada de las paritarias, el derrumbe del salario real de 2018 será el más grande desde la crisis de 2002, cuando perdió alrededor de 25%. Así lo asegura un informe del Observatorio del Derecho Social (ODS) de la CTA Autónoma, que proyecta la evolución del poder adquisitivo en diez ramas representativas de los principales sectores al 4º T y la compara con el mismo período de 2015 y 2017.

 

Salario real: ¿qué sectores perderán más durante 2018?

 

“La caída del salario real ha sido una característica distintiva del modelo económico”, apunta el estudio. Los últimos datos oficiales disponibles (julio) muestran un retroceso del 9,9% en el sector privado registrado y del 20,2% en el sector público contra octubre de 2015. Pero estos datos son previos a los meses de mayor inflación.

 

Ramas

 

El informe del ODS, que considera los aumentos salariales ya pactados para los próximos meses y la inflación estimada en el REM, muestra que en el 4º T las pérdidas serán de entre 10% y 17% en términos interanuales. Los sectores más afectados serán la industria alimenticia y la administración pública nacional, con caídas interanuales del 17%. En cambio, comercio y sanidad perderán 10%.

 

Salario real: ¿qué sectores perderán más durante 2018?

 

Contra el 4º T de 2015, los mayores retrocesos se darán en la industria textil y en el Estado, con caídas del 25%; en el otro extremo, comercio y sanidad caerán alrededor de 13%. También se destacan las pérdidas de los camioneros y los metalúrgicos (cerca de 20%).

 

Salario real: ¿qué sectores perderán más durante 2018?

 

El informe del ODS planteó que “si bien la negociación colectiva a comienzos de 2018 se ubicó en línea con las metas de inflación fijadas a fines de 2017, el fracaso de dichas metas y la virtual inexistencia de cláusulas de actualización salarial automática (‘gatillo’) desvirtuaron por completo el contenido de los acuerdos salariales y forzaron a una nueva ronda de negociación durante el segundo semestre, que aún se encuentra en curso”. Por eso, consideró que “el acortamiento de los plazos de vigencia de los acuerdos salariales, por vía de sucesivas revisiones, se convierte así en una herramienta defensiva no ya para sostener los básicos de convenio en términos reales, sino para morigerar una caída cuya magnitud, hasta el momento, se encuentra dentro de las más altas de las últimas décadas”.

 

“En este contexto, es de esperar una reactivación de los reclamos por reabrir las discusiones salariales, adelantando las cláusulas de revisión previstas para los primeros meses
de 2019, y un previsible incremento de la conflictividad salarial”, concluyó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *