En 2018, el salario real privado tendrá su mayor caída desde 2002

Según las estimaciones privadas, el desplome del poder adquisitivo llegará al 11% este año y duplicará lo perdido en 2014 y 2016. Los sectores público e informal tendrán un retroceso aun mayor

En 2018, el salario real privado tendrá su mayor caída desde 2002

 

Por Juan Strasnoy Peyre

 

La suba del dólar de más del 100%, la mayor inflación anual desde 1991 y la recesión económica impactan de lleno en el bolsillo de los trabajadores. Con paritarias que quedaron muy por debajo del IPC y con revisiones que corrieron desde atrás a la suba de precios, el poder adquisitivo de los salarios privados tendrá este año su mayor caída desde la crisis de 2002.

 

Así lo remarcó un informe de la consultora Invenómica, que estimó que el desplome del salario real privado llegará al 11% durante 2018. Su proyección concuerda con la de Ecolatina y es levemente inferior a la del IET (12%). El número será ampliamente superior a los retrocesos vividos en 2016 (5,6%) y 2014 (4,7%). Y habrá que remontarse 16 años atrás, cuando el gobierno de Eduardo Duhalde terminó con la convertibilidad y el tipo de cambio se disparó 300%, para encontrar un declive mayor (25,4%).

 

 

“En el acumulado 2016-2018 la caída se ubica en el 13%, como consecuencia de una pérdida del poder adquisitivo del 5,6% en 2016, una leve recuperación del 3,6% en 2017 y la mencionada caída proyectada del 11% en 2018”, apuntó el estudio de la consultora dirigida por Horacio Larghi. Es que, de acuerdo a sus mediciones, durante el primer semestre -es decir, antes de los meses más críticos en materia de inflación- el poder de compra de los salarios privados ya había caído 5,2%. “Esta caída se acentuará en el segundo semestre dada la fuerte aceleración de la inflación (entre otros motivos, por la brusca devaluación del tipo de cambio) y los aumentos de salarios nominales que se ubicaron por debajo”, explicó Invenómica.

 

El resultado final de los ingresos laborales dependerá de como termine la reapertura de paritarias en cada sector y de la evolución de la inflación durante los últimos meses del año. Sin embargo, todos los analistas coinciden en que 2018 será un año de fuerte retroceso. Incluso lo reconoció hoy el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en conferencia de prensa: “Lamentablemente, producto de la aceleración inflacionaria en promedio hubo una caída en el salario real que esperemos sea revertida de la mano de la baja en la inflación en los próximos meses”.

 

Según la consultora, durante la primera mitad del año el NEA (7,9%) y el NOA (7,7%) fueron las regiones donde los asalariados privados resultaron más afectados. Mientras que en la región pampeana (que concentra el 75% de los trabajadores registrados del país) la caída fue del 3,6%. Se trata de cálculos propios en base a datos salariales de la Secretaría de Trabajo, al IPC del Indec y a la medición inflacionaria del Congreso (para el período 2007-2015).

 

Si el retroceso de las remuneraciones en el sector privado llegara al 11%, el derrumbe sería bastante superior para los asalariados del sector público y para los informales. De acuerdo a los datos del Indec, durante los primeros siete meses del año el salario nominal había acumulado una caída de 4,26% en el sector privado formal, de 6,52% en el Estado y de 10,61% en el sector no registrado.

 

Invenómica explicó que aún es imprudente prever la evolución del salario real para 2019, pero señaló que es prácticamente imposible que pueda recuperarse lo perdido hasta ahora. “Por lo cual, el gobierno de Cambiemos finalizaría con una contracción del poder adquisitivo”, concluyó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *