Riesgo país sube casi 90% en 2018 (y no creen que mejore)

Después del acuerdo con el FMI, que se ratificaría el viernes, el mercado siguió castigando a los activos de Argentina

 

Después del acuerdo con el FMI, que asegura los dólares para pagar la deuda en los próximos años, el mercado siguió castigando a los activos argentinos. O, por lo menos, la mejora no se sintió como se preveía: el riesgo país, el indicador líder que elabora el JP Morgan, casi no ajustó y sigue en torno a los 670 puntos básicos. Crece casi 90% en 2018, mucho más que el promedio de emergentes, y algo más de 6% en octubre. Así, la teoría de que a Argentina se le cayó el mundo encima se evapora.

 

“La renta fija y los activos de riesgo argentino lucen estancados. Las buenas noticias no parecen despertar el interés ni el apetito de los inversores”, dice el último informe de GMA Capital. Las novedades como el nuevo acuerdo con el FMI, el espaldarazo financiero que obtuvo Argentina, la efectividad de la política monetaria y la reducción del déficit externo todavía no encienden la chispa de la confianza. “Nuestra impresión es que los factores de naturaleza política son los que están gravitando con más fuerza. Creemos que la incertidumbre sobre la gobernabilidad y las elecciones presidenciales de 2019, la opacidad de las reglas de juego y ciertas dudas desde el exterior impiden que el riesgo país pueda regresar al promedio de los 500 puntos básicos y, por ende, impulsar los precios de los bonos y las valuaciones locales”, acota GMA.

 

Y desde Delphos Investment señalan que por el lado de los títulos soberanos en dólares, los agentes han descontado la probabilidad nula de default para el próximo año, con Hacienda bajo el ala del FMI: el AA19 ha comprimido 480 puntos básicos desde su rendimiento máximo correspondiente al 4 de septiembre (hoy rindiendo 5,4%), mientras que el spread con el AO20 se ubica en niveles semanales promedio de 320 bps, contra 180 bps durante la última semana de agosto.

 

 

“Más allá de lo coyuntural, y pensando en términos de sostenibilidad de deuda, dos focos deberían tomarse en consideración. Por un lado, un futuro altamente probable de encarecimiento del crédito internacional (la tasa de largo plazo esperada para el mercado de dinero en Estados Unidos se ubica en 3%). Por otro, la necesidad de cumplir sin excusas el nuevo sendero de superávit fiscal primario, de manera de mejorar la percepción que el mercado tiene sobre los fundamentales locales y acceder a calificaciones crediticias más amenas, que permitan reducir el spread de riesgo. ¿Cumpliremos con lo planteado?”, afirma Delphos.

 

En ese sentido, el Gobierno anunció un sobrecumplimiento de las metas fiscales para el tercer trimestre del año y una caída del 47% en el déficit primario en lo que va de 2018, llegando al nivel de gasto de la administración pública más bajo (en el período enero a septiembre) desde 2012. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, fue el encargado de presentar el informe de seguimiento de las metas fiscales, y dijo en este marco que en septiembre, el rojo fiscal primario de septiembre cayó un 27,1% en la comparación con el mismo mes del año pasado.

 

Asimismo, la información oficial da cuenta de que los intereses crecieron fuertemente en septiembre, lo que atribuyen principalmente al impacto del alza en el tipo de cambio. No obstante, el gasto total del sector público nacional no financiero cayó en septiembre 7,4% en términos reales, y 1 % del PIB en los primeros nueve meses del año.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *