Todos los detalles: ¿qué dice el nuevo acuerdo con el FMI?

Los puntos claves del memorándum de entendimiento. Desembolsos, política fiscal y monetaria y proyecciones macroeconómicas, entre otros puntos

Todos los detalles: ¿qué dice el nuevo acuerdo con el FMI?

 

Tras la aprobación por parte del board del FMI del nuevo stand by por US$ 56.300 millones, se conoció el memorándum de entendimiento con los detalles del acuerdo.

 

En la carta de intención enviada al organismo que encabeza Christine Lagarde y firmada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del BCRA, Guido Sandleris, el Gobierno reconoció que “nuestro plan de política económica no ha podido recomponer la confianza del mercado de la forma que esperábamos”. Sin embargo, adjudicó el fracaso del programa acordado el 20 de junio a factores exógenos: “Nuestro plan de reforma económica se ha enfrentado a nuevos y significativos desafíos desde que éste fuera aprobado en junio por la Junta Ejecutiva del FMI. Argentina ha estado sujeta a una considerable volatilidad del mercado debido, en parte, a condiciones globales inhóspitas para las economías emergentes y, en parte, a las dificultades políticas internas suscitadas por la investigación en marcha y expansión por actos de corrupción vinculados con la operación y construcción de infraestructura y servicios públicos durante la Administración anterior”.

 

Además, señaló que, bajo la crisis actual, “ya no es posible para Argentina tratar este acuerdo como precautorio. Por ello, planeamos desembolsar el monto total accesible bajo el programa y solicitamos que todos sus tramos puedan ser utilizados como apoyo presupuestario”.

 

Principales puntos del memorándum:

 

Desembolsos

 

  • El FMI desembolsará de acá a marzo de 2019 casi la mitad del monto total del nuevo stand by, unos US$ 24.400 millones.
  • La próxima semana llegarán unos US$ 5.700 millones, en diciembre unos US$ 7.700 millones y en marzo US$ 11.000 millones.
  • Los desembolsos se mantendrán, por el momento, en dólares (en la cuenta que tiene el Tesoro en el BCRA) porque el Gobierno no necesita pesos actualmente. Pero el año que viene serán necesarios y estarán a disposición para ser utilizados como apoyo presupuestario.
  • Con el objetivo de blindar el programa financiero 2019, los desembolsos para el próximo prácticamente se duplican. Llegarán a US$ 22.800 millones.
  • Entre 2020 y 2021, ingresarán US$ 5.900 millones.

 

Objetivos

 

  • “Restaurar completamente la confianza del mercado a través de políticas macroeconómicas que disminuyan las necesidades de financiamiento del gobierno nacional y pongan nuestra deuda pública en un firme sendero descendente”.
  • “Rediseñar la estrategia política del Banco Central y reforzar su marco institucional para asegurar que la inflación caiga a un solo dígito para 2021”.
  • “Disminuir las tensiones en nuestro balance de pagos permitiendo operar flexiblemente a nuestro tipo de cambio como un amortiguador de shocks, incrementando nuestras reservas internacionales, disminuyendo nuestro déficit de cuenta corriente, y reduciendo nuestras necesidades de financiamiento externo”.
  • “Proteger a los sectores más vulnerables de la carga de esta necesaria recalibración de la política económica”.

 

Política fiscal

 

  • Amparado en el cumplimiento del Presupuesto 2019, que obtuvo media sanción en Diputados, se buscará alcanzar el equilibrio fiscal primario el próximo año. Esto incluye la aplicación de retenciones, un impuesto a los bienes personales, la reducción de subsidios a los servicios públicos, una fuerte reducción del gasto en obra pública, entre otros puntos.
  • Además, se prevé lograr un superávit primario de 1% en 2020.

 

Gasto social

 

El memorándum enfatiza que, pese a los recortes, se buscará “la protección de los más vulnerables de Argentina a la
luz del deterioro de la situación económica y el aumento de la inflación. No podemos aceptar un aumento en los niveles de pobreza”. Un objetivo que ya luce prácticamente imposible de cumplir.

 

Política monetaria

 

  • El texto reconoce el fracaso de la política de metas de inflación pero considera que “es el régimen apropiado para Argentina una vez que la inflación disminuya significativamente”.
  • Ratifica para este momento el esquema de apretón monetario para garantizar que la base monetaria se mantenga estable hasta junio de 2019 (ajustada por estacionalidad en diciembre y junio) y para que no crezca más rápido que 1% por mes a partir de entonces.
  • El Gobierno se compromete a mantener la tasa Leliq de siete días en o por encima de 60% “al menos hasta que el promedio de las expectativas de inflación reportadas en la encuesta REM a un horizonte de 12 meses hayan declinado decisivamente durante dos meses consecutivos”.
  • “Con el tiempo, esperamos que aumente la confianza en el peso, que la tasa de inflación caiga rápidamente y que las tasas de interés se reduzcan a medida que se recupere la estabilidad”.
  • Plantea a este enfoque como un esquema de transición.
  • “Nos comprometemos a operar un tipo de cambio totalmente flexible donde el nivel del peso será determinado por las fuerzas del mercado, sin intervención del BCRA”, asegura aunque ratifica la banda de flotación.
  • Se compromete a no realizar ventas de divisas a través de bancos estatales.
  • “Reduciremos nuestra participación en el mercado de futuros manteniendo nuestro stock total de futuros no entregables en o por debajo del nivel que tenían a finales de septiembre hasta finales de diciembre, y reduciéndolo gradualmente después”, promete.
  • Anuncia la presentación de un borrador de una nueva carta orgánica del BCRA al Congreso a fines de marzo de 2019, “que garantizará autonomía, fortalecerá el mandato de política monetaria del BCRA, mejorará las estructuras de toma de decisiones y reforzará la transparencia y la rendición de cuentas”.

 

Proyecciones macroeconómicas

 

  • Se espera una caída de -2% a -3% en 2018 y una caída de entre -0,5% y -2% para 2019.
  • Se proyecta un fuerte rebote para el último trimestre de 2019 del 8,5% interanual.
  • En cuanto a inflación, el principal cambio es que ya no hay metas. El documento prevé alcanzar un punto máximo en enero de 2019 (por encima del 40%) y que caiga rápidamente a “poco más del 20% a fines de 2019”. Promete que se llegará a un dígito a fines de 2021.

 

El documento completo

 

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *