Peña, en el conurbano, y con traje de armador

El jefe de Gabinete estuvo en Florencio Varela con funcionarios nacionales y dirigentes de la primera y tercera secciones

 

“La idea es juntarse cada quince días referentes de la primera y de la tercera con funcionarios de provincia y de Nación. El próximo encuentro va a ser en la primera sección”, dijo uno de los asistentes al cónclave que se desarrollo el pasado lunes en Florencio Varela ante El Economista.

 

El encuentro contó con la presencia del jefe de Gabinete Marcos Peña, que luego de algunas semanas en silencio reapareció la semana pasada en la cumbre de Cambiemos en Parque Norte y se presentará hoy ante Diputados para brindar un nuevo informe de gestión. Tal como contó este medio, el hombre de confianza del Presidente quedó recluido sobre el rol que mejor le calza: armador político y electoral.

 

El asado fue organizado por el referente local Pablo Alaniz, que proviene del riñón de Peña y quien ganó la interna el año pasado y quedó bien posicionado para competir por la intendencia el año próximo. También estuvieron presentes el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, y el secretario de Trabajo, Jorge Triaca. Del gabinete bonaerense asistieron Santiago López Medrano y Alex Campbell. A su vez, estuvieron presentes los jefes comunales de Lanús, Néstor Grindetti, de Quilmes, Martiniano Molina, y de Tres de Febrero, Diego Valenzuela.

 

“Fue una reunión para alentarnos. Cada uno de los referentes que quería hablar pedía la palabra planteaba sus problemas y como estaba viendo la realidad de su distrito”, explicó uno de los asistentes ante este medio.

 

Si bien aclararon que no se habló de candidaturas en los niveles distritales, quedó clara la intención de la triple reelección en la Nación, la provincia y la CABA, que hasta aquí parecerían ser las únicas incógnitas despejadas respecto de la estrategia electoral del oficialismo. El pasado encuentro se había realizado en José C. Paz, en donde el referente local Ezequiel Pazos ofició de anfitrión.

 

En el oficialismo son conscientes de la importancia electoral que concentra el conurbano. Allí se aglutinan dos tercios de los votos bonaerenses. En las elecciones del año pasado, la única sección donde Unidad Ciudadana se alzó con un triunfo fue en la tercera, donde se encuentra el distrito más populoso: La Matanza. Fue precisamente en el distrito conducido por Verónica Magario, donde los denominados “sin tierra” se reunieron el pasado lunes convocados por el titular de la Cámara Baja bonaerense Manuel Mosca, y el subsecretario de asuntos Municipales, Alex Campbell.

 

Si bien el escenario es distinto en la primera y la “ola amarilla” viene avanzando desde 2015, la fuerza creada por la expresidenta obtuvo triunfos contundentes el año pasado en distritos poblados como Merlo, Moreno o Malvinas Argentinas.

 

Una buena performance electoral en el conurbano es vital para las aspiraciones del oficialismo provincial y nacional. El impacto de la devaluación y de las medidas económicas anunciadas en el marco del segundo acuerdo con el FMI, todavía no ha terminado de trasladarse a la calle, y donde más se sentirá será justamente en el área metropolitana, si bien desde provincia ya han activado una serie de medidas para atender a los sectores más vulnerables.

 

Pero además, las últimas cifras de desempleo anunciadas por el Indec arrojaron una cifra alarmante en el conurbano: 12% y con una perspectiva negativa por delante.

 

La reaparición del jefe de Gabinete se da luego del “relanzamiento” del Gobierno, tras las modificaciones en el esquema ministerial, en donde quedó debilitado como vocero pero retomará fuertemente su activo rol como armador. En esa línea, Cambiemos entra en el último tramo de su gestión jugándose fuertemente en su acuerdo con el FMI y con una serie de medidas económicas que desde el oficialismo reconocen tendrán su impacto en la economía real.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *