Luego de Peña, con Frigerio: Vidal cerró el frente interno

La mandataria y el ministro del Interior mantuvieron una actividad conjunta en Dock Sud y aquietaron ánimos luego de la queja por los fondos

 

“Joaquín (De la Torre) es un hombre de convicciones fuertes”. Con esa frase, un funcionario de María Eugenia Vidal intentó bajarle el tono a la disputa que se generó días atrás cuando el ministro de Gobierno bonaerense criticó al titular de la cartera del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, quien estuvo a cargo de la negociación con los gobernadores peronistas por el Presupuesto.

 

Ayer al mediodía, la gobernadora se mostró junto Frigerio al recorrer el avance de las obras de Aysa en la localidad de Dock Sud, en una actividad que sirvió además para aliviar tensiones internas. “La actividad ya estaba agendada desde antes, si la gobernadora hubiese tenido algún problema, lo hubiera expresado”, manifestó una fuente de la gobernación ante El Economista.

 

El problema es histórico. La provincia recibe vía coparticipación la mitad de lo que aporta. De ahí que en La Plata hayan mirado con preocupación los números que se barajaron en el Presupuesto Nacional y que impactarán en las arcas bonaerenses el año próximo, sobretodo si la provincia se hace cargo de los subsidios al transporte y a los servicios.

 

En el entorno de Vidal, saben que que los gobernadores del peronismo solicitaron expresamente a Frigerio la no actualización del Fondo del Conurbano, que quedará licuado vía inflación. Las estimaciones que realizan en la gobernación es que para quedar empatados con el aumento de los costos, requerirían cerca de $20.000 millones más.

 

“Se puede llegar a plantear, y creo que con justicia por parte de la provincia de Buenos Aires, la posibilidad de actualizar los montos” del Fondo del Conurbano bonaerense, dado que “evidentemente han quedado desfasados” por la inflación. Así se expresó ayer Frigerio durante la recorrida de las obras, sobre el reclamo que lleva adelante la provincia abriéndole la puerta a un futura compensación.

 

Por su parte, en el entorno de Vidal admiten que fue un error no establecer un mecanismo de indexación automático: “veíamos un economía con las variables mucho más tranquilas”, ra
zonaron ante este diario.

 

Aunque aún no hay fecha definida para el ingreso del Presupuesto bonaerense fuentes parlamentarias de Cambiemos informaron que podría estar ingresando en las semana del 5 de noviembre. En el Senado bonaerense, en el que Cambiemos tiene una cómoda mayoría se aprobará con facilidad, aunque la negociación será más ardua en la Cámara Baja.

 

El massismo que todavía mantiene peso allí, buscará insistir con el proyecto desdoblamiento de elecciones municipales, a cambio de acompañar el presupuesto y futuros solicitudes de endeudamiento. El Frente Renovador enfrenta un severo problema. Su máximo referente Sergio Massa ya no convence al electorado. Es por eso que la jugada del massismo busca blindar a los intendentes que todavía responden al liderazgo del tigrense.

 

“El desdoblamiento obedece más a una necesidad de Massa. Sería muy complicado de instrumentar. Además, por Constitución, quien convoca a elecciones debe ser el Ejecutivo”, analizó una fuente bonaerense para explicar que en La Plata no ven con buenos ojos el proyecto presentado por el massismo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *