Las supertasas del BCRA congelan al resto de las inversiones

Desde que se implementó el nuevo régimen de bandas y supertasas, el Merval acumula una pérdida de 14,30% y el dólar cayó notablemente

El BCRA eliminaría el piso de 60% para la tasa de las Leliq

 

Por Matías Daghero  Agente Productor Bursátil y matiasdaghero.com

 

Durante el tiempo que lleva Guido Sandleris al frente del BCRA (menos de un mes) viene cumpliendo con su objetivo de estabilizar al dólar, pero aún no se ven resultados en materia inflacionaria.

 

Claramente el efecto arrastre de la megadevaluación de los últimos días de agosto y de septiembre (cuyo índice de inflación nacional fue del 6,5%, según el Indec), se continuaron viendo en octubre a pesar de lo elevado de las tasas.

 

Más allá de esto, este mes hemos visto que el dólar ha sufrido una fuerte caída (10,6% en lo que llevamos del mes). Entre las causas principales encontramos a la supertasa pero también claramente a muchas personas y empresas que en la desesperación de ver al dólar rozando los $42 salieron a dolarizar a cualquier precio y por encima de sus posibilidades, teniendo que rematar ahora sus dólares para gastos corrientes.

 

Lo que estamos viendo en estos días es un fuerte aleccionamiento por parte del BCRA para esos sectores que buscaron dolarizarse a cualquier precio y sin motivo aparente. Habrá que ver si el BCRA puede terminar cimentando ese escarmiento al mercado con un dólar que demore mucho tiempo en volver a los $42 o si le terminará pasando como al BCRA de Luis Caputo, que pudo hacer bajar al dólar 5,26% en julio, pero terminó tomando impulso para luego saltar 35,78% en agosto.

 

 

Tasa mata Dólar y Merval

 

Desde que fuera implementado el nuevo régimen de bandas de flotación y supertasas, el Merval acumula una pérdida en pesos del 14,30%. Aquí podemos encontrar el fundamento por dos vías. Por un lado, las elevadas tasas de interés ponen muy alto el costo de oportunidad para los inversores de estar posicionados en acciones. Es que, de mínima, se les va a exigir que rindan lo que pagan las inversiones a tasa fija en pesos con una volatilidad mucho menor a la de las acciones. Y, por otra parte, las altas tasas están agudizando la profunda recesión que estamos viviendo. Cada vez más son los economistas que comienzan a dudar de si finalmente se dará el escenario más temido por el Gobierno de llegar a las elecciones todavía atravesando la recesión (lo cual pondría de muy mal humor a los votantes y haría difícil pensar en una continuidad de Cambiemos en Casa Rosada). Bueno, esta misma recesión es la que hace que las perspectivas de ingresos futuros de las empresas se vean comprometidas y por lo que sus precios de cotización en ByMA continúan cayendo.

 

Por el lado del dólar, contra los pronósticos mayoritarios, pero de la misma manera que sucedió en el caso uruguayo de 1992 (cuando también se aplicaron las bandas de flotación), el dólar se encuentra yendo en búsqueda de la banda inferior. Habiendo cerrado el dólar mayorista en $36,55 el viernes pasado, se encuentra ya muy cerca de los $35,02 que será la nueva banda inferior a principio de noviembre (recordemos que las bandas se irán ajustando 3% mensual de manera diaria hasta fin de año).

 

¿Qué hacer en este escenario?

 

Dentro de este contexto, muchos inversores con sus portafolios aún fuertemente dolarizados se preguntan si es momento de volver al carry trade (operación estrella en 2016 y 2017) para capitalizar los altos retornos en dólares que brinda el combo de tasas altas en pesos y dólar a la baja.

 

Sin embargo, estando ya tan cerca de la banda inferior se trata de una operación de altísimo riesgo y sólo recomendable para inversores muy agresivos. Esta operación requiere de un timing perfecto y se corre el riesgo de grandes pérdidas como ya vimos a lo largo de 2018 (superiores al 40% en dólares para quienes hicieron carry trade en 2018).

 

En los últimos días se ha visto un movimiento del peso de la mano del real (con las monedas moviéndose casi a la par con una coma de diferencia en sus cotizaciones).

 

Por último, por el lado de las acciones resulta mucho más difícil tomar una decisión. Es que a los problemas propios en los últimos días se les sumó la incertidumbre externa con los mercados internacionales sufriendo importantes correcciones que los llevaron de nuevo hacia la difícil zona de la media de 200 ruedas, buscando definir la tendencia de ahora en adelante. Es por esto que para los que inviertan en acciones es importante que tengan conciencia de los riesgos que en este momento implican y se tracen un horizonte de inversión que vaya más allá de las elecciones presidenciales del año próximo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *