La Justicia de La Plata, sacudida por las causas contra jueces y fiscales

Julio Conte Grand cree que el impacto activará una “recomposición institucional” en el centro del Poder Judicial provincial

 

Por Javier Fuego Simondet

 

El ex juez de Garantías de La Plata, César Melazo, cumple prisión preventiva, acusado de liderar una asociación ilícita que se dedicaba a dar protección a delincuentes y a organizar robos a propiedades. En su banda participaban otros funcionarios judiciales, policías y barrabravas de Estudiantes y Gimnasia. Este caso que hace arder la justicia de la ciudad de La Plata es el más tenebroso de una serie de expedientes en los que debían impartir justicia estaban, en realidad, del lado del delito. La justicia platense está en el centro de la escena y de las sospechas. El caso de Melazo es el más resonante y el que tiene las derivaciones más inquietantes.

 

La causa contra Melazo está lejos de haber entregado todas las noticias impactantes que podía dar, según advirtió el procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, en diálogo con El Economista. El funcionario resaltó que las ramificaciones de La Plata pueden llevar a nombres fuertes del poder político, a abogados famosos y a que las investigaciones sobre corrupción judicial proliferan en otros departamentos judiciales bonaerenses.

 

“Yo creo que esto se va a ampliar. De hecho, ya están comprometidas casi todas las estructuras de la sociedad platense: el Poder Judicial, las fuerzas de seguridad e integrantes de las barras bravas de los dos clubes de fútbol, lo que implica un impacto social importante por la trascendencia que tienen en La Plata Estudiantes y Gimnasia”, señaló Conte Grand a este diario.

 

El procurador dijo que en el caso de la banda del juez, “hay otro tipo de conexión que se está investigando, que en cualquier momento va avanzar, respecto de abogados muy conocidos en la opinión pública, no sólo en La Plata sino en la Capital Federal y en toda la provincia de Buenos Aires”. Y remató: “También puede haber vinculación con ámbitos de la Administración Pública de gestiones anteriores. Si la causa evoluciona como imaginamos, esto va a salir a la superficie en las próximas semanas o meses”.

 

“Se sacan a la superficie y se investigan situaciones que en el ambiente judicial eran conocidas y no se habían expuesto. Percibimos el impacto que va a tener también en otros departamentos judiciales en los que se van a abrir, eventualmente, otras investigaciones en la medida en que la gente empiece a ganar en confianza y a darnos información que nos permita investigar”, indicó Conte Grand a El Economista.

 

La banda tenía, además de la batuta de Melazo, otros participantes judiciales, como el juez del Tribunal de Casación Penal bonaerense, Martín Ordoqui. Según trascendió, por escuchas telefónicas se lo vinculó al cobro de 500 mil pesos para beneficiar a un acusado de un doble homicidio, Javier Ronco. Este delincuente aparece en las escuchas quejándose de que, al estar monitoreado por una pulsera electrónica, no podía participar de un secuestro que planeaba la banda y que finalmente se frustró, cuya víctima iba a ser la hija de Daniel Muñoz, el fallecido secretario de Néstor Kirchner.

 

Ordoqui, que fue suspendido por tres meses, enfrenta un proceso de juicio político. Además de la presunta coima, se lo acusa de irregularidades en una investigación contra Mariano Bruera, hermano del ex intendente de La Plata Pablo Bruera. El martes, el Senado bonaerense sorteó a los legisladores provinciales que serán parte del jury.Son los senadores Sergio Berni (Unidad Ciudadana) y Julio Dileo (Cambiemos), y los diputados Guillermo Castello (Cambiemos), Sandra París (Cambiemos) y Mariano Pinedo (Unidad Ciudadana).

 

Un terremoto

 

En la banda del juez Melazo, que fue candidato a presidente del club Gimnasia en 2013, además del magistrado y de Ordoqui aparecían como integrantes un comisario (Gustavo Bursztyn), y Rubén “Tucu” Herrera, ex jefe de la barra de Estudiantes, entre otros.

 

Pero el caso de Melazo no es el único que conmociona a La Plata. El juez de Garantías, Federico Atencio, es investigado por un presunto pedido de coimas a procesados por sobreprecios en la obra social provincial IOMA. Ese expediente se reabrió recientemente. El fiscal Alvaro Garganta tiene abierto un proceso de juicio político en su contra por su desempeño en el caso del cuádruple crimen, por el que fue detenido y posteriormente absuelto Osvaldo “Karateca” Martínez. Garganta investiga al ex gobernador Daniel Scioli por lavado de dinero. Anteriormente, se produjo en La Plata la destitución del juez Luis Arias.

 

Conte Grand recordó también otro caso platense, el “del fiscal (Fernando) Cartasegna, que en principio, manifestó ser amenazado, y después se comprobó que se había autoinfringido las amenazas para ocultar algunas actitudes contrarias a la ley”. Aseguró que, a partir de todos estos casos que se acumulan en La Plata, “hay un proceso de recomposición institucional, que tiene que ver con la modificación de lo que fue un liderazgo de los corruptos en el que la enorme mayoría de los integrantes del Poder Judicial no encontraba mecanismos para reaccionar”.

 

“Hay muchísima gente que se ve muy entusiasmada y con mucha esperanza en esta transformación, porque estuvieron un tiempo muy largo soportando estos mecanismos. Pero tenemos que verlo sin ingenuidad, también hay mucha gente que no lo ve bien porque se sentía más cómoda en el otro sistema”, advirtió el procurador.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *