La inversión cerraría 2018 en los niveles de 2015

11 de octubre, 2018

 

Por Juan Manuel Antonietta 

 

“¿Si vos tuvieras un capital, con los rendimientos que está dando el mercado financiero, de verdad te pondrías a renegar con producir algo?”, señalaba un importante empresario ayer a El Economista. Y es que las perspectivas de inversión son muy malas hasta para el propio Gobierno: el Presupuesto establece una caída de 9,7% en 2019 y ya en estos meses la tendencia negativa se agravaría con un mayor freno en la construcción.

 

De acuerdo a los últimos indicadores disponibles de inversión en agosto la caída ya es relevante. Según Orlando Ferreres y Asociados, en ese mes disminuyó 7,5% interanual la inversión real con una baja de 14,6% de maquinaria y equipos, la caída más grande desde 2012. La construcción –que representa la mitad de la inversión de las Cuentas Nacionales–, por su parte, se mantuvo estable, compensando una merma que podría haber sido abrumadora.

 

Leandro Ottone (Itega) explicó, en diálogo con este diario, que la construcción aún se sostiene por la fiscalización de las obras privadas pero que, observando los permisos de obra, se puede percibir un freno de los nuevos proyectos de construcción. “Así, con el ajuste en maquinaria importada, que ya comenzó fuerte con la primera corrida cambiaria, el retiro de la obra privada también atada al salto del dólar y el freno del boom de los créditos hipotecarios, proyectamos que la inversión caiga 4,5%-5% en 2018”, señaló.

 

Para Itega, la inversión bajó en agosto, en términos desestacionalizados, 9,5% anual, y en términos mensuales, descendió 2,1%. En el desglose del indicador anual, se observa un leve incremento de 0,1% de la construcción y una caída de equipo durable de producción de 18,5% anual. Así, septiembre puede sumar más leña al fuego con el parate de la construcción.

 

Escenario

 

Ante el propio escenario negativo para la economía marcado por el Gobierno, los empresarios ven un futuro bastante desolador. “Las perspectivas son casi nulas. Nosotros algo invertimos porque somos una empresa de largo plazo, pero se hace muy difícil con tasas del 70%80% y un mercado inexistente tener cualquier perspectiva”, señaló Teddy Karagozian (TN & Platex) en diálogo con El Economista y agregó que “el Gobierno ha sido muy cuidadoso en explicarnos que las cosas van a ir cada vez peor, promoviendo la no inversión y la imposibilidad de tomar créditos de los bancos, que se están retirando de la oferta de dinero”.

 

El empresario textil explicó que vienen bajando de manera muy drástica la inversión y opinó que “si Argentina contabilizará las fábricas que están cerrando, se observaría que se está perdiendo más capital que el que está generando”. Muchas fábricas tienen la producción suspendida y otras están cerrando. Hoy en día, la inversión se encuentra atravesando dos grandes problemas, opina Matías Rajnerman (Ecolatina). “La mayoría de las empresas producen para el mercado interno y la demanda interna va a caer mucho más que el PIB en 2019. En Ecolatina proyectamos -1% para la economía y -3% para la demanda interna”, explicó el coordinador de Análisis Económico de la consultora y agregó que “por el otro lado, el costo de financiamiento está por las nubes”.

 

 

Perspectivas

 

Así, las perspectivas no son buenas. Guido Lorenzo (ACM) explicó que no favorecerá a la inversión la incertidumbre electoral que generará estrategias de esperar y ver en los empresarios y, además, las altas tasas de interés –más allá del factor financiamiento– implican un alto costo de oportunidad. “Hoy en día conviene mucho más colocarse en el sector financiero que real de la economía y la inestabilidad macroeconómica complica. En 2018 ya estamos por el cuarto objetivo de inflación, y así no pueden proyectar las empresas”, explicó Lorenzo.

 

Según Rajnerman, la elección de Jair Bolsonaro también puede encender luces de alerta. “Al ser un candidato antisistema no tan descabellado pensar que puede poner reparos en el Mercosur y si Brasil decidiese bajar barreras aduaneras unilateralmente, sería un problema para insertarse en ese principal foco contracíclico de la crisis”, dijo.

 

De esta manera, el futuro de la inversión es pesimista y es de esperar una desaceleración fuerte con la caída de los préstamos opina el economista de Ecolatina. “La inversión, concretamente, tuvo dos estrellas en 2017: el crédito hipotecario UVA que ya desacelera fuerte y el dólar planchado que facilitaba la importación de bienes de capital y la construcción”, indicó.

 

“Por ahora en el acumulado la inversión se mantiene en 0%, pero con la proyección de caída para los últimos meses del año, esperamos una caída de la inversión de 2018 de 4,5%-5%, con lo cual los niveles de inversión serían los de 2015, no muy altos”, explicó Ottone y proyectó que “para 2019 no se observa ningún motivo por el cual mejore la inversión sobre todo con el fuerte ajuste en obra pública anunciada por el Gobierno”.

 

Pero más allá de todas las variables, para algunos empresarios lo que no está claro es el rumbo. “Falta una visión de un país productivo cuyo sentido no sea solamente financiero”, expresó Karagozian y concluyó que “es necesario explicarle a la sociedad como haremos para pagar la deuda si las fábricas no producen y las personas no tienen empleo”.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *