El transporte 100% biodiésel llega a Salta

La provincia gobernada por Urtubey ahorraría $ 2,5 millones por mes en combustibles por utilizar energías renovables

 

Del campo a la ciudad, la soja moviliza pasajeros. A partir de la experiencia de BioBus que desde julio se realiza en Rosario, Santa Fe, se va a implementar tecnología para impulsar la generación de biocombustibles en la provincia de Salta. De esta manera se reducirían 15% las emisiones y el ahorro estimado será de $ 2,5 millones por mes en combustibles.

 

Salta verde

 

Ayer, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey y su par santafesino, Miguel Lifschitz, firmaron un acuerdo de cooperación para el desarrollo de energías renovables, mediante el cual, Salta utilizará biodiésel en el servicio de transporte urbano. El mismo se enmarca en la reciente formación de la Liga Bioenergética integrada por varias provincias.

 

Lifschitz agradeció la hospitalidad, la celebración del acuerdo, y se refirió al triple impacto: “Tenemos que promover las energías alternativas, las energías limpias. Estamos contribuyendo con el medio ambiente y con economías regionales a través de la generación de empleo y la promoción de la actividad económica tan importante en estos tiempos”.

 

Por su parte, Urtubey destacó a Santa Fe como el principal impulsor de las energías renovables y señaló: “Queremos sumarnos a ese trabajo, buscamos lograr que nuestros productores puedan encontrar mayores niveles de sustentabilidad”, y enfatizó que “el federalismo no es solamente una vinculación vertical hay que trabajar a nivel horizontal”. Urtubey anunció que hoy se va a implementar el sistema Ecobus en Salta con un colectivo articulado que funcionará 100% a biodiésel y nueve con el 25%. En seis meses estima que la flota completa, 620 unidades, llegue al 25% y los articulados, diez unidades, al 100%.

 

Críticas

 

Por otro lado, en relación a las energías tradicionales, el gobernador de Salta aprovechó la oportunidad y apuntó: “La seguridad jurídica en Argentina no debe ser solamente para los grandes inversores”, y en este sentido, pidió que “la seguridad jurídica también sea para el usuario que con mucho esfuerzo ya pagó una tarifa de gas altísima y ahora le quieren cobrar más por algo que ya pasó”. Para Urtubey era total y absolutamente irregular y anticonstitucional lo que había resuelto el Gobierno. Por su parte, Lifschitz coincidió con Urtubey y consideró que “esa medida de aplicar un sobrecargo retroactivo sobre la factura de gas es simbólica de toda la mirada sobre la economía argentina y se está compensando a grandes empresas, la mayoría de ellas multinacionales, por la devaluación y haciéndoles pagar ese costo a los ciudadanos comunes, a la clase media, a los trabajadores que han sufrido la devaluación”. De todas maneras, Rogelio Frigerio anunció posteriormente que el Gobierno iba a dar marcha atrás con esa decisión.

 

De cara a las elecciones presidenciales, Lifschitz expresó: “Con Juan Manuel y con Schiaretti tenemos una relación muy cercana, compartimos preocupaciones y analizamos las problemáticas nacionales”. Si bien consideró que hay un largo camino para transitar hacia el proceso electoral, reiteró: “Hacen falta grandes acuerdos para pensar en la etapa que viene en Argentina. Coincidimos con Juan Manuel que son necesarios fuertes consensos entre distintos partidos, y también tener un proyecto común de desarrollo. Aspiro a que podamos construir con muchos dirigentes de la Argentina una alternativa para el futuro”, señaló.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *