El mercado cree que “la agitación en la calle” golpeará a los activos

La tensión social que se vivió ayer frente al Congreso puso en alertas a los inversores: derraparon los bonos, el Merval y el peso

 

La tensión social, fogoneada por encapuchados y avalada por la oposición, que se vivió ayer frente al Congreso, cuando se intentaba debatir el Presupuesto, puso en alerta a los inversores. El preludio de lo que sería diciembre, algo que a esta altura es vox populi y que encontrará a los partidos contrarios al oficialismo “agitando la calle”, ya llegó. “Es lamentable que esto haya sido muy similar a diciembre del 2017. Parece que se adelantó la temporada desestabilizadora de la oposición. Y en el medio, el mundo nos mira y ve que no podemos contener a veinte tipos encapuchados mientras que a finales de noviembre viene Donald Trump. No ayuda que el Gobierno aparezca mostrando falta de gobernabilidad”, decían anoche desde un banco extranjero que durante la jornada reportó lo que sucedía a su casa matriz.

 

Para los bancos y los inversores, el Presupuesto es clave. No sólo porque es un pedido del FMI sino porque en esa hoja de ruta oficial se plasma el ajuste fiscal que pedía a gritos el mercado y que el oficialismo se negó hasta que no le quedó otra alternativa. “El Gobierno no puede dejarse torear por grupos que intentan desestabilizar. Si bien políticamente no está en una posición de fortaleza, no puede dejar pasar hechos violentos”, agregaban desde la misma entidad.

 

Para peor, en el caso local, ciertos activos estaban despegándose del mal contexto global. Principalmente el dólar, que era un oasis, empezó a copiar las tensiones de los últimos días y comenzó a subir. El billete en el circuito mayorista (que abrió levemente ofrecido) rebotó promediando la rueda para cerrar tomador en $ 37, con una suba de 41 centavos. Operando en un rango intradiario de $ 36,41- $ 37,10, el volumen negociado fue de US$ 289 millones spot en MAE.

 

“Afuera está feo el panorama. Pero si nosotros además le sumamos inestabilidad política el precio de los activos se van a derrumbar muchos”, comentaban desde una importante sociedad de Bolsa de la city porteña.

 

Efectivamente, hubo un miércoles negro para los principales mercados del mundo: el Nasdaq (-4,43%) sufrió la mayor baja desde agosto 2011 mientras el Dow Jones (-2,41%) y el S&P 500 (-3,08%) borraron las ganancias acumuladas del año.

 

En esta línea y en pleno debate en Diputados por el Presupuesto 2019, la Bolsa porteña cerró con una baja de 0,82% y $ 609 millones operados. Estimulado por su programa de recompra Banco Macro negoció el 27% del volumen total y tuvo el mejor desempeño del panel líder, con una suba del 4,80%.

 

A pesar de haber arrancado tomadores, los bonos en dólares cerraron promediando bajas de 50 centavos para el tramo medio y 1 dólar para el largo. En cuanto a deuda en pesos volvió a surgir demanda por bonos ajustables por BADLAR como así también por Lebacs y Lecaps, lo que hizo llevar las tasas a niveles del 46%. Por otro lado, Hacienda colocó US$ 815 millones de Letes en dólares a 182 días al corte mínimo garantizado de 5,5%.

 

En la city encienden luces amarillas. Saben que el clima externo no es bueno y si Argentina suma ruidos internos el castigo será mayor. No hay intención de hacer negocios con el país y los precios de los activos marcan esa apatía. Sólo se destacan los bonos atados al CER. Esto es porque se espera una inflación elevada para octubre y noviembre. “Luego de una compresión de 40 puntos básicos creemos que los rendimientos aún presentan atractivo para un horizonte de inversión acotado”, dice Delphos Investment. Y agrega que considerando un techo de tasa real del 8% en el corto plazo, el TC21 ofrece un yield real de 6,8% mientras que el del DICP alcanza 7,6%.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *