El Gobierno y una “paz transitoria” con Carrió

Acercamiento para distender el clima interno luego del pedido de juicio político de la diputada a Garavano

Carrió aceleró contra Garavano y después frenó “en aras de distender”

 

Fueron semanas de arremetida dura, desaires y amenazas, en las que la diputada nacional por la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, socia fundadora de Cambiemos, puso en vilo al Gobierno. Y generó preocupación. Con su iniciativa de juicio político contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, llevó la tensión a su punto más alto. A la que acompañó con declaraciones sobre la confianza en baja respecto del compromiso del presidente Mauricio Macri para combatir la corrupción y chicanas sobre la posibilidad de que la echen de Cambiemos. Incluso tuvo sus dardos contra los ministros del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

 

Según trascendió ayer, Carrió mantuvo contactos con dirigentes del PRO, con quienes acordó ingresar en una etapa de “silencio transitorio”, para mantener la paz interna en Cambiemos, en un contexto en el que el oficialismo discute en el Congreso la aprobación del Presupuesto 2019, clave por la importancia de la Ley de leyes en sí misma, pero también
por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Según la agencia Noticias Argentinas, el diálogo de Carrió habría incluido al asesor José Torello y al abogado Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, cercanos al Presidente y de buena relación con la legisladora. Distender el clima interno, hasta nuevo aviso.

 

Pero tregua trendría un límite temporal, ya que la diputada nacional no tiene intenciones de dejar a un lado sus críticas al ministro de Justicia, Germán Garavano, confirmado en el cargo, y al presidente del club Boca Juniors, Daniel Angelici, a quien acusa de “operar” en Comodoro Py en favor del Gobierno. Lo cual no implica que la dirigente tenga pensado ruptura alguna con Cambiemos, cosa que descartan las partes. Más allá de cuanto se haya tensado la cuerda.

 

Para hoy, está confirmada la presencia de Carrió en la discusión del Presupuesto y más aún su voto a favor del dictamen de mayoría. Lo mismo sucederá con la totalidad del bloque de la Coalición Cívica. Lo que no está claro es si la legisladora hará uso de la palabra para defender el proyecto del oficialismo. “Algunas cosas puedo explicar, otras no”, había dicho el presidente Macri, entre risas, el viernes pasado, en el cierre del Coloquio de IDEA, ante una pregunta sobre la situación del país y la relación con Carrió.

 

Los aliados que recibió Macri, ayer, en Casa Rosada, fueron los jefes del interbloque de Cambiemos en ambas Cámaras, Mario Negri y Luis Naidenoff, en tanto tales. El tema fue la discusión del Presupuesto y las negociaciones de última hora para lograr su aprobación. En el Salón de los Científicos Argentinos, Macri los sumó a la reunión de gabinete por su rol institucional en un tema clave, pero también como respuestas, en los hechos, a uno de los reclamos del radicalismo en las últimas semanas. Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, por caso, había dicho en una entrevista durante el fin de semana en el diario La Nación, que el Gobierno debía darse un “mecanismo real” para evitar que la UCR se entere de las iniciativas por los diarios y que una de ellas sería sería las reuniones de Gabinete.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *