Desarrollo Social rechaza las críticas por los planes

Luego de las críticas hacia Carolina Stanley en el cónclave radical

 

“Ha sido un error del Gobierno en estos años el financiamiento a los movimientos sociales, que son muchas veces los que lideran las protestas contra el mismo Gobierno”, lanzaron a fines de la semana pasada desde la cuenta de Twitter de la UCR Nacional, luego del cónclave que aglutinó buena parte de la dirigencia partidaria en un hotel en el barrio de Retiro.

 

“Creemos que hay que terminar con este tipo de financiamiento: el subsidio social tiene que ir a las personas y no a los movimientos sociales”, razonó el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, ante el auditorio.

 

El mensaje tuvo una clara destinataria: la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, quien salió fortalecida luego de la reorganización del Gabinete semanas atrás.

 

Desde el inicio de la gestión, la mujer que estuvo a cargo del área social también en la Ciudad, fue la encargada de mantener el diálogo con las organizaciones sociales, muchas de ellas identificadas con la administración kirchnerista. Además, en tiempos de tensiones económicas, Stanley ha sido, junto a la gobernadora María Eugenia Vidal, la encargada de mostrar el rostro amable frente a la crisis, con recursos en el territorio.

 

En el entorno de Stanley evitan la confrontación con los dichos de los socios radicales y bajan el tono a la polémica, aunque aclaran que en materia de planes alimentarios y de programas de transferencia directa de de recursos, los mecanismos están “bancarizados”. “Los programas son todos con tarjetas bancarias y a nombre de los beneficiarios, no es tan lineal que puedan usar esos recursos para cortar las calles”, explicaron. “Si verdaderamente tienen la decisión de cortar lo van a hacer y buscar el financiamiento, como pasó siempre”, razonaron.

 

Tanto en el área social de Nación como de provincia, aseguran que desde el Gobierno se ha trabajado para llevar la “ventanilla del Estado a los barrios”, con el objetivo de eliminar “punteros” o intermediarios. “El programa ‘El Estado en tu barrio’ es eso: son 14 operativos todas las semanas”, explicaron.

 

Pero las críticas no estuvieron solo alentadas desde el radicalismo. Hay jefes comunales del conurbano que por lo bajo deslizan quejas ante la llegada de recursos a las organizaciones. “Se entiende que desde los intendentes siempre haya una mirada más ligada al territorio y que puedan tener una mirada contraria”, analizaron ente El Economista en el área de Desarrollo Social bonaerense, aunque no sin aclarar que “solo con el Estado municipal” no alcanzaría para la contención.

 

En el área social del Gobierno entienden que las organizaciones son “actores del escenario político” y que resultaría vano negarles interlocución. “Las organizaciones estaban acostumbradas a ser parte del Gobierno y nosotros no le planteamos que sean tropa propia” explican.

 

Stanley ha quedado en el centro de la escena, luego de que su cartera absorbiese Salud y Anses. Con un esquema de gestión caduco por la salida de Mario Quintana y un Marcos Peña recostado en su perfil de armador electoral, la titular del área social ha quedado en la saga de ministros con mejor valoración del Presidente y con mayores responsabilidades de comunicación hacia el afuera del Gobierno.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *