“Se trata de diversificar la cartera de inversión”

31 de octubre, 2018

 

Entrevista a Juan Pablo Carrera ADBlick Por E. Esnaola

 

ADBlick, es una empresa especializada en el desarrollo y la gestión de proyectos de inversión en el agro, y recientemente a comenzado a incursionar en el universo de las energías renovables. Desde sus comienzos a la actualidad ha lanzado diez proyectos representando en conjunto cerca de US$ 60 millones invertidos. Actualmente ofrece una cartera de negocios diversificada, para todos los gustos y bolsillos: granos, campos, ganadería, olivos, nuez pecán y energías renovables. Después de la peor sequía de los últimos cincuenta años, y en medio de un contexto económico financiero volátil, El Economista dialogó con Juan Pablo Carrera de la dirección de Negocios de ADBlick Agro, para conocer como se desenvuelve el negocio y las alternativas que ofrece la empresa al momento de decidir una inversión.

 

¿Es una buena época para invertir en el campo y en energía?

Más allá de que uno ve la situación de Argentina, que todo está medio parado y hay muchas industrias que no están creciendo, son dos de las pocas industrias que hoy vemos que tienen un potencial de crecimiento y desarrollo. Por ejemplo, en relación al agro sin dudas se viene una campaña con producciones que se perfilan muy buenas. Desde lo climático se espera que sea un año neutro, en el sentido de que el año pasado estuvo marcado por la sequía, luego inundaciones en la cosecha, y este año la perspectiva es muy alentadora, vemos que es muy interesante el negocio de siembra. Por otro lado, hay gran potencial de crecimiento de las energías renovables, más allá de lo que está ocurriendo con las energías convencionales. Es una industria que todavía tiene muchísimo por crecer, hay muchas oportunidades, y nosotros nos estamos posicionando en todo lo que es generación de energía a partir de biomasa.

 

¿Cómo es ese posicionamiento?

Argentina es un gran productor de biomasa tanto desde la agroindustria como desde la foresto-industria, con lo cual hay un montón de recursos generadores de biomasa que hoy no se les está agregando valor. Con el Plan Renovar de la Secretaría de Energía y los incentivos que han lanzado estos dos últimos años, se abrió una oportunidad muy interesante. Desde la compañía creemos que podemos agregar mucho valor en todo lo que tiene que ver con la tecnología vinculada a biomasa. En el caso de las dos proyectos que estamos desarrollando en Venado Tuerto, provincia de Santa Fe y Rojas, provincia de Buenos Aires, consiste en la instalación de dos plantas de generación de energía a partir de combustión de la biomasa originada a partir del marlo y la chala de maíz. Estamos mirando potenciales nuevos proyectos de cara a una nueva ronda de licitación y viendo otras alternativas como la generación de energía térmica a partir de biomasa. Con el aumento de las tarifas, el costo energético es mucho más elevado. Antes era impensado utilizar biomasa y hoy se vuelve interesante, estamos analizando diferentes negocios vinculados a eso, como productores y gestores de biomasa.

 

¿Por qué hay que invertir en el agro y no en otro rubro?

Se trata de diversificar la cartera de inversión, nadie invierte el 100% de sus ahorros en una sola cosa. Así como en algún momento el sector financiero fue muy competitivo con tasas muy interesantes, está llegando el momento de invertir en la economía real. Creemos que de alguna manera se está posicionado gran parte de las producciones en dólares porque lo que se produce está dolarizado, con lo cual, allí se está cubierto de cualquier tipo de efecto de cotización y se busca una revalorización en dólares. La devaluación lo que generó en muchos casos, es que ayudó a reducir los costos en dólares, y mejoró la ecuación de muchas producciones.

 

¿Creció la cantidad de inversores?

La empresa cuenta aproximadamente con 1.000 inversores únicos, la mayoría de los cuales son ejecutivos que trabajan en empresas multinacionales de primer nivel. La cantidad de inversores crece, y en algunos casos se renueva. El proyecto de energías renovables es el que mayor interés ha traccionado. Hay mucho interés en ingresar al sector energético como inversor, dado que no existen demasiados vehículos que lo permitan. En el caso del fideicomiso ADBlick Energías Renovables, son inversiones considerables, los interesados pueden ingresar en un negocio de escala con un ticket minoritario de US$ 25.000 y obtener una renta anual en dólares objetivo del 15%.

 

Después de la sequía ¿Cayó la cantidad de interesados para invertir en granos?

La realidad es que no hubo baja de inversores, siempre hay una renovación. A pesar de que fue una campaña compleja, en nuestro caso supimos defenderla muy bien, porque estamos diversificados en 150 campos con cultivos diferentes. El girasol ha rendido muy bien a pesar de la seca, y la campaña de fina fue muy buena. Esa diversificación mitiga el riesgo de estar atado a un sólo cultivo y queda más expuesto a lo que pueda suceder con él. En ese sentido, no hemos visto una reducción significativa de inversores y esto ha acompañado con muy buena perspectiva esta campaña con lo cual hubo interés por nuevos inversores que están ingresando.

 

¿La mayoría de los inversores a qué negocio apunta?

Actualmente el proyectos de siembra a escala es el que concentra la mayor cantidad de inversores. Más allá de que hay algunos que invierten en más de un proyecto, por ejemplo, pueden invertir en granos y en otro. El de siembra es el de mayor recorrido, y va por la décima campaña.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *