Presupuesto: la prórroga en la baja de impuestos es clave para el acuerdo

El ministro Frigerio preparó el terreno para que Macri pueda recibir a gobernadores con un borrador de la ley de leyes

 

El acuerdo parece encaminado. Y ya tiene forma de borrador. Con gestos de buena voluntad entre las partes y números que se acercan a los que el Gobierno necesita. En un momento de debilidad, cuesta arriba, con las principales variables de la economía en rojo y en medio de una negociación compleja con el Fondo Monetario Internacional, el Presupuesto parece traer algo de calma entre tanta zozobra, tanta incertidumbre. Ayer, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, logró avanzar en ese consenso necesario con los ministros de las áreas de Hacienda y Economía de las provincias, para que el presidente Mauricio Macri pueda recibir a gobernadores, el martes 11, a las 17, con un texto de la ley de leyes ya sobre la mesa.

 

Como opinara El Economista en ediciones anteriores, la clave del acuerdo está en la voluntad de ampliar los ingresos federales y que la discusión no se circunscriba meramente a reducir los gastos y distribuir los costos. En este sentido, el Gobierno estaría dispuesto a compensar parte del esfuerzo que le pide a las provincias con una postergación por doce meses de algunas de las reducciones de impuestos previstas en el Consenso Fiscal. La excepción sería la rebaja del Impuesto a los Ingresos Brutos, que Casa Rosada pretende no dejar a un lado por considerarlo uno de los más distorsivos para recuperar competitividad. También se mencionó la posibilidad de que se graven bienes de argentinos en el exterior, sin definiciones al respecto. Mientras que se descartó revisar las exenciones a integrantes del Poder Ejecutivo.

 

Se compensaría el esfuerzo fiscal con una postergación por doce meses en algunas de las reducciones de impuestos previstas

 

“En este momento de una Argentina difícil, con mucha incertidumbre, con mucha gente con miedo por lo temas económicos, pero también sociales y de seguridad, hay que llevar tranquilidad y calma. Hay un Gobierno que está trabajando para generar las mejores condiciones posibles dentro de la situación difícil que estamos atravesando”, sostuvo Frigerio. Conforme, optimista. A pesar de que “quedaron algunas dudas respecto a algunos números”, que la Casa Rosada pretende dejar atrás contrarreloj, antes del encuentro de gobernadores con el Presidente. “Hay algunos gastos del presupuesto que en un país federal corresponden a los gobiernos locales como temas vinculados con el transporte urbano local, intrajurisdiccional, como también el tema también de la tarifa social”, señaló el ministro dando algunas pistas de los temas todavía abiertos a la discusión.

 

El proyecto oficial debe estar lista antes del 15, cuando deberá presentarse ante el Congreso de la Nación, que deberá tratarlos en ambas cámaras. Del recorte estipulado de $300.000 millones que se requiere para el año próximo, con el objetivo de cumplir con el déficit acordado con el Fondo Monetario Internacional, la Nación asumirá $200.000 millones, mientras que el resto quedará para las provincias. En qué se recortará ese resto es uno de los puntos de discusión con las provincias. Más aún luego de la seguidilla de descontentos que dejó el fin del Fondo Federal Solidario. En ese sentido, Frigerio tuvo a su cargo la ingeniería de las negociaciones. Con un rol crecientemente activo y actuando de vocero principal del Gobierno.

 

En el encuentro de ayer participaron representantes de todas las provincias, salvo Jujuy, La Rioja y San Luis, ausentes con aviso. Mientras que el martes, Macri espera tener su foto con la mayoría de los gobernadores, para dar una demostración de fuerza en un contexto de debilidad y para mostrar que está al mando del timón y de los tiempos. Hasta ahora, el único de los mandatarios provinciales que sostuvo que no estaría presente es el santafesino Miguel Lifschitz, que asumirá un cargo importante en un grupo de Estados subnacionales de América, que lo encabeza California y lo secunda la provincia de Santa Fe.

 

Días atrás, los gobernadores más díscolos habían solicitado mayor diálogo con Casa Rosada, tras cuestionar las negociaciones con el FMI y el carácter inconsulto y unilateral de algunas decisiones que impacta sobre sus provincias. Quedará por ver qué puede suceder el martes, cuando se encuentren cara a cara con el Presidente. Y, a partir del 15, qué recorrido parlamentario tendrá el Presupuesto.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *