PBA, el objetivo del peronismo

Las diferentes vertientes del peronismo saben que una buena elección en la provincia es fundamental para las aspiraciones de cualquier proyecto nacional

Por Pablo Varela 

 

Las diferentes vertientes del peronismo saben que una buena elección en la provincia de Buenos Aires es fundamental para las aspiraciones de cualquier candidatura o proyecto nacional. Es por eso que, a menos de un año del cierre de listas, las distintas tribus del peronismo comienzan a realizar movimientos de corte proselitista, en el distrito más poblado del país.

 

El armado político de los gobernadores, que a priori tendrá mayores dificultades de inserción al carecer de territorialidad, comenzó a dar señales la semana pasada. El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey desembarcó en Junín, acompañado por su principal espada legislativa, Pablo Kosiner y el referente sindical y exdiputado Oscar Romero. También estuvo en Pilar, conversando con estudiantes de una universidad privada.

 

A su vez, Miguel Angel Pichetto que lanzó su candidatura presidencial semanas atrás en La Plata, volvió a mostrarse el viernes de la semana pasada en un acto en la localidad de Quilmes, con escenario y estética cambiemita.

 

Ambos gestos son el inicio de una serie de movimientos que se intensificarán en las próximos meses. Por su parte, Sergio Massa quien retomó su agenda pública en el contexto del debate por el Presupuesto, es el único referente del espacio que en el pasado, se ha levantado con una victoria electoral en tierras bonaerense. Fue en 2013, luego de romper con el kirchnerismo.

 

Previo al ingreso del proyecto de presupuesto 2019 al Congreso, en las reuniones que los mandatarios provinciales más díscolos tuvieron con Pichetto y el propio Massa, hubo rumores que especulaban con la posibilidad de que el tigrense, sea el candidato de dicho espacio a la gobernación.

 

La liga de gobernadores tendrá su próxima foto el 3 de octubre, en donde estarán presentes Urtubey, Pichetto, Massa y el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti. La foto había sido pospuesta por el sorpresivo fallecimiento de De la Sota. Quien probablemente se sume a la foto, será el tucumano Juan Manzur, quien recientemente declaró que “el de Cristina es un ciclo político que está concluido”.

 

Pero más allá de los nombres propios, el principal escollo que mantiene el armado de los gobernadores, sigue siendo la figura de la expresidenta. Su nuevo espacio político creado el año pasado, Unidad Ciudadana, tiene su principal base de acción en territorio bonaerense y principalmente en el conurbano.

 

De las ocho secciones electorales que contiene la provincia, Cristina Kirchner solo se impuso sobre su rival Esteban Bullrich en la tercera sección, donde se sitúan varios municipios más populosos.

 

Si bien no ha habido definiciones sobre una eventual candidatura de Cristina, en Unidad Ciudadana hay muchos actores que dan por descontado que el exmandataria competirá por llegar nuevamente a la Casa Rosada.

 

En las filas del cristinismo la ecuación es otra. Saben que su principal activo son los votos de la expresidenta en el conurbano, mientras que en el resto del país el atractivo electoral de la fuerza se diluye. Es por eso, que el kirchnerismo ya activó el armado del frente más allá del Gran Buenos Aires. E, incluso, más allá de los límites de la provincia. El pasado 7 de septiembre, referentes del kirchnerismo duro estuvieron en La Rioja junto al gobernador local, Sergio Casas en el lanzamiento de Unidad Ciudadana.

 

Las miras ahora están puestas en el próximo 18 de octubre, cuando Unidad Ciudadana haga su presentación en la provincia de San Juan y se especula que el propio Sergio Uñac esté presente.

 

En lo relativo al territorio bonaerense, los nombres que se barajan en el kirchnerismo para la son los de Verónica Magario, intendenta de La Matanza, Martín Insaurralde de Lomas de Zamora y se sumó en los últimos días el exministro de Economía Axel Kicillof, que mudó su domicilio a Pilar meses atrás y viene recorriendo la provincia, con un discurso que direcciona cada vez más sus críticas hacia la gobernadora.

 

Magario tiene algunos activos: conduce el municipio más poblado del país, es mujer y tiene en el diputado Fernando Espinoza, un posible sucesor. Por su parte, Martín Insaurralde fue el candidato del FPV en 2013 en la provincia, y tiene aceitados vínculos con sus pares peronistas en la órgánica partidaria, además de buen diálogo con la gobernación. Kicillof a su vez tiene altos niveles de conocimiento dado su paso por la cartera económica, cuando Cristina Kirchner presidía el país.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *