Mientras Dujovne negocia, los mercados se inquietan

Mientras Dujovne está negociando en Washington, los mercados volvieron a derrapar

“Los spreads de los bonos argentinos son exagerados”

Por Alejandro Radonjic 

 

Si bien hubo elogios a algunas medidas, en líneas generales los mercados le bajaron el pulgar (aún más) a las medidas del Gobierno mientras Nicolás Dujovne está en Washington. Eso se vio claramente ayer, ya sin feriado en Estados Unidos y con todos los precios funcionando: el índice Merval bajó 3,70% con $1.140 millones negociados, y con bajas de 10% en varios papeles; los bonos en dólares retrocedieron 75 centavos en promedio, pero se vieron bajas de al menos US$ 1,5 en el tramo corto, lo que muestra la preocupación de los inversores por la capacidad de pago de la deuda de corto plazo y, por su parte, el dólar subió más de $2 y cerró en $38,88 a pesar de las ventas oficiales por más de US$ 350 millones.

 

¿Qué pasó? ¿Los mercados están ensañados con Argentina y el Gobierno de Cambiemos o, nuevamente, el Gobierno falló con sus anuncios? Mientras Nicolás Dujovne y su equipo, junto a Gustavo Cañonero del BCRA, negocian en Washington, El Economista consultó a varios analistas para conocer sus opiniones.

 

“Me parece que el mercado todavía está esperando certezas vinculadas a lo político. Hace falta un acuerdo con la oposición para alcanzar el déficit cero en 2019. No es sólo presentar un PPT. El ajuste va a tener mucho costo político y social y creo que el mercado está haciendo esas cuentas”, dice Martín Vauthier (Eco Go y Utdt) sobre uno de los grandes enigmas que hoy tienen los inversores: la capacidad del Gobierno de implementar las ambiciosas medidas. Agrega Vauthier: “El mercado pedía certezas sobre el Programa Financiero en dólares de 2019 y sobre la política de cara a las elecciones del año que viene. Y le contestaste con una profundización del ajuste en pesos que no te pidió, y que encima te complica las perspectivas de la política”. Por último, agrega que es posible recaudar $280.000 millones en 2019 a través de las retenciones y que “el tema de la sustentabilidad viene por el lado del gasto”.

 

Tras la reunión con Lagarde, Dujovne habló, pero dijo muy poco y anunció que el acuerdo puede tardar más de 15 días

 

“Creo que una de las cosas que hicieron ruido es que quedó claro que, aún con déficit cero, dadas las Letes, es necesario renegociar el cronograma de desembolsos con el FMI para blindar 2019. Todo esto en un contexto de un escenario que sigue siendo muy adverso para emergentes y un proceso de renegociación con el FMI que va a llevar sus tiempos”, dice Gabriel Caamaño Gómez desde Consultora Ledesma. “La otra son las consecuencias políticas del objetivo del déficit cero y su impacto sobre la distribución de probabilidades de quien vendrá en 2020”, agrega. “Por último, y no menos importante, no hay cambios de nombres y algunos ya los están pidiendo con nombre y apellido porque los identifican como los padres de errores importantes de diagnóstico e implementación”, concluye. El más buscado era (y sigue siendo) Marcos Peña, a quien el Presidente no le soltará la mano. ¿Será que son como Tom y Jerry, como dijo el exministro de Cultura, Pablo Avelluto?

 

“Falta delivery y de eso se trata”, dice Diego Falcone, Head Portfolio Manager de Cohen. Según su óptica, la clave global a mirar es China. “Es difícil anticipar el impacto de las guerras comerciales. Si China crece, los emergentes vuelan y si China se pincha, también, pero por los aires”, dice ante El Economista. “Desde aquí y hasta marzo o abril de 2019, es wait ande see. Para esa fecha, tendrás Presupuesto adentro, datos de recaudación y una idea de la profundidad de la crisis. Además, la cuenta corriente habrá mostrado las bondades del dólar a $40”, sostiene y dice que no es una solución sacar a Marcos Peña, como piden algunos de sus colegas en la city. “Me cuesta pensar que ese sea el catalizador. Es demasiado fácil y, además, es no entender nada de política argentina”.

 

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *