Los gestos políticos de Carrió que acotan a Macri

La dirigente de la Coalición Cívica conserva su poder de veto, cuestiona al radicalismo y cruza la frontera de los exabruptos

 

La “radicalización” del discurso de Elisa Carrió asoma en el horizonte cercano como un problema para Cambiemos. Luego de un fin de semana agitado cuando la diputada marcó la cancha desde su cuenta de twitter, le siguieron las inoportunas declaraciones en Came.

 

“Les digo a los militantes golpistas que no hay helicóptero. Acá nos sacan como en la Casa de la Moneda en Chile, me van a sacar muerta de la Casa Rosada, porque viva no salgo, y Macri tampoco”, lanzó desde el escenario. Luego prosiguió: “No se asusten porque nunca me pongo furiosa, simplemente soy una gran actriz de la escena nacional, como Tita Merello. Las crisis me generan adrenalina, me divierto en el riesgo”, remató. Demasiada frivolidad para un momento tan delicado del país.

 

Como si el Gobierno no tuviera suficientes problemas con la turbulencia económica, la socia fundante de Cambiemos sumó a sus explosivas declaraciones una denuncia penal contra el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, por los presuntos delitos de “encubrimiento, incumplimiento de deberes de funcionario público y malversación de caudales públicos”. Lorenzetti es el titular de uno de los poderes del Estado y está obligado a mantener una buena relación institucional con el PEN.

 

También dedicó críticas a la UCR acusándolos de buscar “cargos”, y arremetió contra la figura de Raúl Alfonsín, al señalarlo como cómplice junto a Eduardo Duhalde de “un golpe civil” contra De la Rúa. Desde el radicalismo, no demoraron en contestar: “Repudiamos a @elisacarrio quien acusó a Raúl Alfonsín del golpe civil a De La Rúa. Sabemos que Carrio es = a @CFKArgentina porque solo una psicópata, con complejo de inferioridad y bipolar, puede mentir constantemente para provecho propio, pero con Raúl NO”, lanzaron desde el twitter oficial de la Convención Nacional.

 

En momentos de fragilidad política, y a días de que comience a discutirse el Presupuesto, el Gobierno deberá buscar consensos, ampliar la base de sustentación y encontrar interlocutores que en medio de la incertidumbre económica le permitan avanzar en su hoja de ruta. ¿Hasta dónde llega el poder de veto de Carrió? ¿Hasta qué punto sus mensajes en redes condicionan las acciones del Gobierno y del propio Macri?

 

Si bien Carrió ha funcionado dentro de Cambiemos como la “garantía de transparencia” para un sector importante del electorado oficialista, hoy la diputada podría ser también la que achique los margenes de maniobra del Gobierno. La falta de incorporación de nombres nuevos en el gabinete, durante el fin de semana podría ser una señal de ello.

 

Si las dificultades políticas se profundizasen, Macri podría buscar interlocutores dentro del radicalismo, o incluso buscar incorporaciones por fuera de Cambiemos, como un modo de oxigenar el gabinete. De hecho, son los propios gobernadores peronistas los que reclaman ser convocados para discutir las medidas económicas. La intransigencia y radicalización de los dichos y actitudes de la diputada, no solo distan de aportar calma, sino que acotan al propio Presidente.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *