Las retenciones son un disparate, según Urtubey

“No hay más lugar para nuevos impuestos, señor Gobierno”, señaló Carlos Iannizzotto (N°1 de Coninagro)

 

Por Eliana Esnaola

 

Ayer se realizó el primer Congreso Internacional de Cooperativismo Agroindustrial, organizado por Coninagro en la Bolsa Cereales de Buenos Aires. El evento fue escenario de oradores públicos y privados, tanto de nivel internacional como nacional. Durante el encuentro, mediante la exposición de casos emblemáticos de cooperativas agropecuarias se hizo hincapié en que el mundo necesita más cooperativismo y asociativismo, y menos individualismo. A su vez, el encuentro contó con segmentos políticos protagonizados por referentes provinciales relacionados a la producción agroindustrial. En este sentido, cabe resaltar que las medidas económicas recientemente dispuestas por el Gobierno Nacional no pasaron inadvertidas.

 

Desacertado tributo

 

En el discurso de apertura, el presidente de la entidad, Carlos Iannizzotto, entre otros frases apuntó: “No hay más lugar para nuevos impuestos, señor Gobierno”. Al respecto, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, también se refirió a los nuevos derechos de exportación (DEX), y criticó la medida: “Plantar un tributo con números fijos atado a dos monedas diferentes con el nivel de volatilidad que tiene Argentina es un disparate”. Para el posible candidato a presidente 2019, Argentina tiene que rediscutir su matriz tributaria, ya que la evasión en el país es del orden del 40% y según expuso, hay que hacer que todos los argentinos paguen los impuestos. En la misma línea, reconoció: “Somos bastantes ineficientes y cobramos los impuestos que son los más fáciles de cobrar, los impuestos de mejor performance de recaudación son los más distorsivos”.

 

A sala llena, Urtubey fue claro y contundente: “Argentina castiga la sobrecompetitividad para sostener a otros sectores menos competitivos con una lógica de compensaciones mal entendiendo el concepto de Justicia”, y aclaró: “Justicia es integrar cadenas para crecer”. Entre algunos de los problemas que enumeró, indicó que el principal es la espontaneidad y la improvisación. Al respecto, subrayó: “Sostengamos reglas de juego por diez años”.

 

Luego de la exposición, y en diálogo con los periodistas, destacó que la reducción del déficit fiscal es una condición necesaria pero no suficiente, y argumentó: “Argentina tiene que crecer y ser sustentable en su modelo productivo”. Al ser consultado, sobre si debería haber políticas diferenciadas para las economías regionales, respondió positivamente, y ejemplificó: “Había algunas herramientas como el Decreto 814 que permitía compensar aportes patronales de acuerdo a regiones más o menos competitivas, hay que buscar herramientas de ese tipo”. Por último, al ser interrogado acerca de cómo se sostiene la producción con una tasa del 60%, destacó: “Hoy es milagroso sostener una actividad productiva con la inestabilidad y fundamentalmente, con un sistema financiero que está totalmente afuera de cualquier posibilidad de financiamiento, eso realmente es uno de los temas que hay que resolver”.

 

Créditos

 

Por su parte, Iannizzotto aseguró que “hay una Argentina que camina y produce, que trabaja y espera, que busca desplegar y liberar su enorme potencialidad, pero que hoy debe enfrentar el desafío ineludible de reorientar aspectos económicos que basados solo en miradas monetaristas ahogan el esfuerzo de nuestra gente”, y agregó: “Por ello, queremos ser protagonistas de un modelo productivista de agregado de valor, que fortalezca el mercado interno y que sea competitivo a la hora de ofrecer nuestros alimentos al mundo”. Al referirse a las economías regionales, advirtió que el campo argentino necesita integrarse y complementar la zona núcleo con el resto de la ruralidad argentina, y apuntalar aquellas producciones que no son commodities. Para Iannizzotto, resulta imperativo la inversión productiva para sostener el consumo interno y acceder a mercados internacionales. En este sentido, subrayó que la inversión productiva implica financiamiento, y al ponerle números, alertó que el crédito en Argentina es solo el 14% del PIB, y de ese porcentaje, el campo alcanza a penas el 1,4%.

 

Ante este escenario, el titular de una entidad que en los próximos días cumplirá 62 años, consideró que la creación de las Cooperativas de Crédito, juntos a otros modelos asociativos productivos rurales, complementadas con Sociedades de Garantías Recíprocas (SGR), son una muy buena medida. Según explicó, las Cooperativas de Crédito podrían captar capitales de las propias economías regionales y destinarlas a crédito productivo en un monto cercano a los US$ 1.000 millones, casi el 10% de la facturación del complejo agroindustrial que representa Coninagro.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *