La UIA, preocupada por actividad e impuestos

Además de la retracción en la actividad y las tasas de interés de referencia en 60%, preocupa la elevada presión impositiva sobre el sector

 

Ayer se reunió la junta directiva de la Unión Industrial Argentina (UIA) y los humores distaban de ser los ideales. La situación venía mal, y empeoró aún más. No son días fáciles para la industria.

 

“Los representantes sectoriales y regionales manifestaron su preocupación por la coyuntura del sector industrial, que muestra una contracción promedio que superó el 8% en junio y el 5% en julio, con apenas 60% de utilización de su capacidad instalada”, dijeron, como síntoma saliente, desde la entidad fabril. “Los efectos de la inestabilidad observada en los últimos meses se sienten con mayor intensidad en los sectores pymes y en las economías regionales”, agregaron.

 

“El impacto negativo que están produciendo las elevadas tasas de interés y la caída de la actividad requiere de un conjunto de medidas del BCRA y otras instituciones para garantizar el acceso al financiamiento a tasas competitivas para recomponer la cadena de pagos y promover la producción. También resulta imperioso avanzar en una agenda que permita morigerar las dificultades que tienen las pymes industriales para hacer frente a las facturas de energía eléctrica y gas”, agregaron desde la UIA.

 

A la vez, sobre el Presupuesto 2019, los industriales pidieron “garantizar el pleno cumplimiento por parte de las provincias de los compromisos asumidos en el marco del Consenso Fiscal, que prevé un cronograma de reducción en las alícuotas del Impuesto a los Ingresos Brutos”. Asimismo, reclaman “avanzar en una modificación de los mecanismos de retención y devolución de saldos a favor para disminuir el importante stock pendiente de devolución por parte de las provincias” y “permitir el ajuste por inflación en los balances tal como establece la reforma tributaria”. A la vez, piden dar cumplimiento al cronograma previsto en la reforma tributaria de 2017 en lo referido a la posibilidad de imputar una porción del Impuesto a los Débitos y Créditos a cuenta del Impuesto a las Ganancias.

 

“Con respecto a la suba de derechos de exportación, se planteó la necesidad de readecuar el esquema de incentivos de manera de fomentar la producción y exportación de productos con mayor valor agregado, y que incorporen empleo local”, agregaron. Asimismo, piden: “Resulta imprescindible que se reconsideren los plazos y mecanismos de pago, llevándolo a 120 días de realizado el embarque”. Sobre las economías regionales, la entidad industrial señaló como primordial restituir los beneficios previstos en el Decreto 814/01.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *