“Hoy el problema de la UVA es coyuntural y asociado a la suba del dólar”

La visión del economista Federico González Rouco

La compraventa de inmuebles en la CABA creció 48% en abril

La turbulencia cambiaria y la consecuente aceleración de la inflación volvieron a poner en la mira a los créditos UVA, una de las estrellas del mercado crediticio en los últimos años, que reactivó el mercado hipotecario y se ramificó a préstamos personales y prendarios, con un stock de $195,000 millones otorgados. Al respecto, el economista Federico González Rouco, asesor en la Jefatura de Gabinete y estudioso del tema, realizó un análisis de la situación del sistema y de los deudores.

 

 

“La cuota va a variar todos los meses, siguiendo a la inflación. En algunos meses, va a subir más que el sueldo, en otros (según los acuerdos paritarios) subirá menos, pero uno debería mirar a mediano plazo”, señaló Rouco, al tiempo que explicó que “quien sacó el crédito en la primera mitad de 2016, hoy paga un porcentaje menor de su sueldo, pero quien lo sacó en 2017-2018 paga más”.

 

La clave, según Rouco, pasa por mirar “el mediano plazo” y evaluar el crédito en perspectiva, y no en función de problemas coyunturales, como el actual, al que entiende asociado a la suba del dólar, sin relación con el sistema en sí. “Los plazos promedio están entre 18 y 25 años, según el banco y recién van 1 o 2, como muchísimo. No estamos acostumbrados a créditos de largo plazo en los que el pago mensual no se licúe, va a llevar tiempo, pero es la única manera de hacerlo sostenible”, argumentó.

 

Rouco destacó además el muy bajo nivel de morosidad que presentan los créditos hipotecarios (0,2% en julio, de acuerdo al último dato del BCRA). “Las cifras son menores incluso que la morosidad de los hipotecarios de 2012-2015, con los créditos subsidiados del Procrear”.

 

Rouco objetó a quiénes consideran que los UVA son un negocio “usurero” para los bancos. “Decir que con UVA ‘ahora el riesgo lo toma el deudor’ es desconocer que, con un crédito a cuota fija, el banco se asegura el cobro del capital en muy poco tiempo. Si la tasa anual fuera 25%, por ejemplo, en un crédito a 20 años el deudor paga casi 6 veces el capital prestado”, explicó, al tiempo que enfatizó que este sistema “puso al crédito hipotecario en la ecuación social argentina y le abrió la puerta de la vivienda a mucha gente”.

 

A futuro, el analista abogó por un mercado inmobiliario completamente reexpresado en UVA. “Tasación, escritura, boleto, crédito y cuota en UVA; así nos olvidamos del dólar. Falta mucho pero hay que arrancar el camino”, concluyó.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *