“El problema para el tipo de cambio es la falta de oferta”

La visión de Credit Suisse sobre las tensiones cambiarias

dólar BCRA caputo estrategia

 

Para Credit Suisse (CS), el anuncio del Gobierno acerca del ajuste fiscal y el nuevo plan económico tiene aspectos positivos y negativos, pero en resultado neto en general, el programa es positivo. “En ese sentido, la convergencia más rápida hacia un presupuesto equilibrado fortalecerá la posición fiscal del Gobierno y reducir vulnerabilidades. De alguna manera, el gobierno reconoció que el mercado no está dispuesto a continuar financiando altos déficit fiscales por lo que el foco está en reducir el déficit para disminuir la dependencia de la financiación del mercado”, dice el informe de CS publicado ayer.

 

El banco suizo señaló que esta política fiscal más estricta junto con la posible aceleración de la los desembolsos del FMI (e incluso financiamiento potencialmente adicional) deberían eliminar todas las dudas sobre el programa de financiación para 2019 y posiblemente 2020.

 

En el lado negativo, acotó CS, una gran parte de los ahorros vendrá de forma temporal al aumentar los impuestos a los exportadores, que como reconoció Macri son “muy malos”, pero que deberían hacer que el programa sea más viable desde un punto de vista político y social.

 

“Los derechos de exportación temporales se ordenan como una cantidad fija por dólar exportado, que debería disminuir con el tiempo por el efecto de la depreciación de el peso. Como se anunció, las exportaciones primarias (bienes y servicios) serán gravados a 4 pesos por dólar exportado, mientras que otras exportaciones se planean para ser gravado a 3 pesos por dólar. Además, los impuestos a la exportación de soja (soja, aceite y comida) se reducirá al 18%”, explica.

 

Para Credit Suisse, estas medidas deberían ser positivas para los bonos en moneda fuerte. “El nuevo plan fiscal debería ayudar a eliminar las preocupaciones a corto plazo sobre las necesidades de financiación de el Gobierno. Aun así, la confianza tomará tiempo para recuperarse, ya que las preocupaciones sobre el medida de la recesión, la política y los riesgos de implementación probablemente mantendrán el sentimiento bajo durante el resto del año. Además, la posición técnica de los bonos aún pesada es probable que siga siendo un lastre para los bonos en el muy corto plazo”, señala Daniel Chodos, el estratega de renta fija, en su paper.

 

Para el tipo de cambio, los beneficios del programa son menos claros según CS. La relación entre la posición fiscal y el dólar no es fuerte actualmente, con la inflación al menos en el corto plazo impulsado por aumentos de tarifas. “También la aprobación de los desembolsos en el marco del programa del FMI muy probablemente incluirán condicionalidad que podría incluir un piso más alto para las reservas internacionales”.

 

“El peso actualmente depende más de los flujos que de los fundamentales. El problema principal para el tipo de cambio es la falta de oferta de dólares y la perspectiva de mayores ventas de dólares es pobre. La emisión de deuda externa y flujos de cartera que han sido las dos fuentes principales de entradas de dólares desde mediados de 2016 probablemente seguirán siendo bajas”, remarca CS

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *