“El acuerdo con el FMI dará más credibilidad”

El Economista dialogó con Todd Martínez (Fitch Ratings)

Todd Martínez Fitch

Entrevista a Todd Martínez Fitch Ratings Por Ariel Bazán

 

En medio de un contexto macroeconómico y financiero complicado, la calificadora de riesgo Fitch Ratings espera conocer los resultados de la negociación con el FMI para definir la próxima calificación de Argentina. En charla con El Economista, el director de soberanos de la agencia en Nueva York, Todd Martínez, trazó un panorama de cómo ve la calificadora el escenario local.

 

¿Cómo ven las negociaciones que encaró Argentina con el FMI?

No tenemos ninguna información especial sobre las negociaciones con el FMI, pero lo vemos como algo positivo porque siempre señalamos que algo que podía arriesgar la nota de Argentina era el financiamiento. El acuerdo sería positivo porque daría más credibilidad sobre las metas fiscales, ya que habría un programa establecido que implicaría una consolidación fiscal más rápida y, por ende, menos necesidad de endeudamiento. Ir al FMI significará además tener acceso a una masa importante de financiamiento, ya que los US$ 15.000 M acordados no fueron suficientes para cubrir las necesidades de los próximos años. Es por eso que, a la espera de este acuerdo, aún no hemos bajado la calificación ni puesto una perspectiva negativa.

 

¿Solucionaría entonces un acuerdo con el FMI los problemas de financiamiento?

Sería positivo que Argentina consiguiera algún adelanto, sólo para que no haya riesgo de quedarse sin financiamiento en 2019. El acuerdo vigente del FMI deja una necesidad de financimiento de unos US$ 10.000 M o US$ 12.000 M para el año próximo, pero consiguiendo ahora un adelanto se podría casi cubrir eso. Lo que salga de la negociación será positivo para nuestra calificación si Argentina logra despejar las dudas sobre el financiamiento para 2019, aunque luego quedarían interrogantes sobre qué pasaría en 2020. Si el FMI es demasiado flexible, lo que ahora son preocupaciones por liquidez podrían volverse preocupaciones por solvencia.

 

¿Ven alcanzable la meta de déficit cero que se trazó el Gobierno para 2019?

Hay tres elementos para conseguir eso en 2019.

  1. Un aumento de impuestos a las exportaciones, que será un trago amargo para el Gobierno pero afectará a un sector que se está beneficiando con la devaluación.
  2. Con los recortes de gastos, pero en este caso hay algo de riesgo político y por eso estamos poniendo mucha atención a las negociaciones presupuestarias para 2019, que serán difíciles.
  3. El mayor riesgo es qué pasará con la recaudación tributaria: habrá que ver qué pasa con la economía y qué impacto podría tener eso en la recaudación de impuestos como IVA, Ganancias, etcétera.

 

Si hay una “underperforming” por el lado de los ingresos tributarios es difícil ver de donde podrían sacar recursos para compensarlo. Ahora el contexto macro es bastante peor y hay más riesgo y eso impactará en la recaudación, algo que haría muy complicado llegar a la meta y además generará mayores necesidades de financiamiento.

 

¿Qué distorsiones ven en la economía argentina?

Una distorsión muy estructural es que, si bien hay mucho dinero de los argentinos, no hay un mercado de capitales profundo, una gran diferencia por ejemplo con Brasil. Es así que, a pesar de esa riqueza, el Gobierno y el sector privado tienen que depender fuertemente del financiamiento externo en una moneda que no es la suya. Por otra parte está la inflación, que hace muy dificil invertir y tener una visión de largo plazo sin incertidumbre. En nuestro último informe estimamos que la economía argentina caería 2,8% este año, aunque pronto vamos a estar publicando nuevas proyecciones con una baja de 2,5% en 2018 y crecimiento del 0% en 2019.

 

¿Como ven la política de emisión de Letes?

El hecho de tener deuda de muy corto plazo en dólares es una vulnerabilidad porque se trata de otra moneda y plazos cortos. Si el Gobierno no logra hacer roll-over de ese dinero tendría que cancelar esa deuda y eso significaría pedir más endeudamiento.

 

¿Y cómo ven las tasas altas que fijó el BCRA?

En este momento las tasas altas son un viento de frente porque complica financiarse en pesos. Lo díficil en este momento es convencer a la gente de quedarse en pesos, incluso con tasas tan altas, y el canal financiero de la política monetaria es débil porque el mercado es poco profundo.

 

¿Es efectivo entonces poner tasas tan altas?

Es una política ortodoxa del BCRA, pero tampoco tiene herramientas muy eficaces. El canal cambiario para bajar la inflación no puede usarse porque no se puede comprometer las reservas y el canal de confianza es algo que tenían hace uno o dos años pero se deterioró. Entonces, como el BCRA no tiene herramientas eficaces en este momento, habrá que bajar la inflación por el lado de la política salarial y fiscal.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *